Lawrence Lindt

Historias curiosas del jazz

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
L Acompartió una citael mes pasado
habitual escuchar música incluso de un modo informal, y el espacio de la música por excelencia era entonces la calle. Las bandas poblaban el ambiente y cualquier ocasión era buena para que trompetas, trombones y otros instrumentos de gran presencia acústica se adueñaran de las calles de la ciudad. Si había una fiesta al aire libre, allí había una de las diversas bandas que había. Incluso un funeral se convertía en una de esas fiestas al aire libre con música. Decía Jelly Roll Morton que un funeral en Nueva Orleans era «el final de una muerte perfecta»
L Acompartió una citael mes pasado
Adiós musical
En los inicios del jazz, Nueva Orleans era una ciudad musical. Era muy habi‍
L Acompartió una citael mes pasado
Eduardo Galeano, en su ensayo publicado en 2008 Espejos. Una historia casi universal
L Acompartió una citael mes pasado
una de las características del talento como líder de todo un Duke Ellington o de Count Basie es el equilibrio entre lo escrito —la propia composición y los arreglos— y la improvisación, formando un todo heterogéneo pero compacto llamado interpretación. La esencia misma del jazz.
L Acompartió una citael mes pasado
hubo un momento en que los mejores tocaban con él en dos de los primeros locales de jazz de Nueva Orleans: el Big Club 25 y el Pete Lala’s Café. C
L Acompartió una citael mes pasado
En Nueva Orleans, entre los músicos del jazz primitivo, auténticos pioneros de esta música, los había que eran capaces de leer partituras como los que tocaban de oído. Los primeros eran los musicianers y los segundos, los routiners. Ambos se res‍
L Acompartió una citael mes pasado
respetaban entre sí puestos que los musicianers valoraban la capacidad de improvisación y la creatividad de los routiners, mientras que éstos envidiaban la formación de aquellos. Bien es verdad que había músicos capaces de improvisar brillantemente aún teniendo mayor o menor formación musical.
L Acompartió una citael mes pasado
Louis Armstrong tuvo una infancia difícil. Su madre lo abandonó al nacer y quedó al cuidado de su abuela hasta los cinco años de edad, que volvió con ella. Pero aquello distaba mucho de ser un hogar y lo que sucedía en la calle tampoco era especialmente edificante. Con siete años de edad, Armstrong tuvo su primer empleo como vendedor de
L Acompartió una citael mes pasado
carbón a las prostitutas y seis años después, justo la medianoche del 1 de enero de 1913, cambió su vida inesperadamente. Fue detenido por disparar al aire en plena calle con un revólver e ingresó en un hogar para niños negros que se caracterizaba por una gran disciplina y por la importancia que se daba a la música. Allí pasó un año y medio y fue todo un ejercicio de autoestima: ya tocaba la corneta antes de entrar pero allí se le reconoció su talento y se le animó a continuar, además practicó con otros instrumentos. Se encontraba tan bien en la ins‍
L Acompartió una citael mes pasado
institución que, llegado el momento de volver a casa, se negó. Pero no sirvió de nada y volvió a los problemas dentro y fuera de casa y...al carbón.
L Acompartió una citael mes pasado
En 1932 Louis Armstrong realizó su primera gira por Europa. Los éxitos se fueron sucediendo y no faltaron quienes desconfiaban de su virtuosismo con la trompeta. En cierta ocasión unas cuantas personas exigieron examinar a fondo su trompeta para comprobar si había o no algún truco.
L Acompartió una citael mes pasado
crítico llamado Gary Giddins escribió acerca del modo de tocar de Louis Armstrong: «Armstrong toca con tal brío e intensidad que, cuando lo oyes, crees estar escuchando el futuro. En ese momento te das cuenta de que su obra
L Acompartió una citael mes pasado
tiene algo que jamás encontrarás en otra». Un célebre guitarrista, Eddie Condon, recordaba así el modo de tocar de Louis Armstrong en el grupo de su maestro —al que superó pronto— King Oliver que nos hace sentir envidia por no haberlos podido ver y escuchar juntos: «Su música tenía un efecto hipnótico. Armstrong parecía presentir lo que Oliver estaba a punto de tocar y le seguía muy de cerca. Ninguno de los dos se dejaba atrapar. Parecía como si dos mujeres celosas hablasen del mismo hombre». Y es que para muchos Armstrong
L Acompartió una citael mes pasado
llegó a ser el auténtico inventor del jazz, el máximo artífice de este género, el músico que sentó las bases de un modo nuevo y genuino de entender no sólo la interpretación sino el propio hecho musical.
L Acompartió una citael mes pasado
Al mirarle a la cara una se sorprendía: llevaba un diamante incrustado en uno de sus dientes. También llevaba diamantes en las ligas de los calcetines. Presumía de tener un baúl llenó de billetes de dólares que llevaba allí donde se alojaba y cambiaba a menudo de ropa en un mismo día. Era un gran pianista y un brillante compositor, eso está claro, pero según parece su fortuna le llegaba gracias a otras actividades o, al menos, se complementaba con esas «otras actividades», tales como experto jugador de billar y proxeneta.
L Acompartió una citael mes pasado
Jelly Roll Morton también pasa, según algunos, incluido él mismo, por ser el primer músico de jazz.
L Acompartió una citael mes pasado
Bolden tuvo una carrera breve ya que antes de cumplir los treinta años ya se hallaba en plena decadencia. Hombre mentalmente inestable y dado a la bebida con una frecuencia peligrosa, por entonces ya no era el música cautivador que fue unos pocos años antes. En 1906 fue detenido por golpear a su suegra con un jarrón, suceso éste que fue, por cierto, el único en toda su vida que motivó que fuera mencionado en los periódicos. Al año siguiente, tras dos detenciones más, fue declarado demente e internado en un manicomio, donde pasó lo que le quedaba de vida, es decir, hasta 1931.
L Acompartió una citael mes pasado
muy similar a la otros conjuntos de jazz.
L Acompartió una citael mes pasado
Se dice a menudo que Buddy Bolden, nacido en 1877, fue el primer músico de jazz. De él no se conservan grabaciones pero se sabe de su influencia y del respeto que le profesaban los músicos, además del gran éxito que tenía entre un público amplio. Tocaba la corneta y lideró una banda cuya formación instrumental —corneta, trombón, dos clarinetes, guitarra, contrabajo y batería—
L Acompartió una citael mes pasado
Louis Armstrong tenía una debilidad. Había algo que le encantaba por encima de
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)