bookmate game
Libros
Irene Solà

Te di ojos y miraste las tinieblas

  • Cristinacompartió una citahace 9 meses
    Pero a la vieja, que dormía como una fruta podrida caída del árbol, sobre todo la vigilaba. Porque Margarida quería estar ahí cuando Bernadeta se muriera. Quería verlo. Quería ver cómo se le negaban la salvación y la gracia divina por haber andado tantas veces con el diablo.
  • Mitzi Camposcompartió una citahace 9 meses
    Había nacido, como todas las cosas que nacen. Pero Marta no se había muerto. Todavía. Como todas las cosas que mueren
  • Berenice Torrescompartió una citahace 9 meses
    Lo entendió. Comprendió que todo tiene su precio. Y que el precio siempre es demasiado caro.
  • Lou Lamagacompartió una citahace 4 meses
    Pero entonces Margarida lo entendió. Con el corazón en un puño. La cama de sus hijos estaba vacía y las mantas, frías, y Margarida lo entendió. Sabía que, por culpa del pacto que Joana había hecho y deshecho con el diablo, a ella le faltaba un cuarto de corazón y a Blanca le faltaba la lengua. Que aquella hermana suya amarillenta que se llamaba Esperança había nacido sin hígado. Al heredero le había faltado el agujero del culo. A Esteve, una oreja, a Guilla, el nombre, a Àngela, el dolor, a Martí el Coix, medio palmo de una pierna, y a Bernadeta, las pestañas, y después entendería que a
  • Nat Morenocompartió una citahace 7 días
    «Te di ojos y miraste las tinieblas».
  • Nat Morenocompartió una citahace 7 días
    Yo te cincelé y tú te hiciste sierva de otro
  • Nat Morenocompartió una citahace 7 días
    «Y porque ahora tiene otra mujer». A Margarida se le revolvió el pecho como un nido de víboras y le llegó una vaharada de partes bajas, de pies, de putrefacción, de decadencia y de cabra. Que Dios la perdone. Que Dios la perdone porque, en vez de santiguarse, en vez de tirarle piedras, puñados de nieve helada, en vez de perseguirlo como a un perro, de llamarlo a voces, «¡Asesino cobarde, alimaña traidora, buitre!, ¡gavilán!, ¡enemigo!, ¡ladrón!, ¡fuera!, ¡fuera!», y de abrir el corazón al Señor, a la Virgen y a los ángeles suplicando que la salvaran, lo escuchó.
  • Nat Morenocompartió una citahace 7 días
    Y lo que ha sido castigado no muere jamás.
  • Nat Morenocompartió una citahace 7 días
    —«¿Vosotros os queréis?», le preguntó la vieja. Y el mozo contestó, «No os lo podéis ni imaginar. Pero ¿de qué nos sirve querernos?». «¡Quién sabe!
  • Noé ✨🐞compartió una citahace 11 días
    Y Margarida lo celebró. Volver a ser Joana, Blanca y ella.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)