Jonas Jonasson

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Maggie Hallercompartió una citael año pasado
    este modo, Allan, el agente políticamente sordo, y Yuli, el jefe políticamente ciego del programa nuclear soviético, establecieron las bases para el colapso de la Unión Soviética. Porque Reagan entró en barrena al recibir aquel informe secreto que Allan había enviado y puso en marcha de inmediato la Iniciativa de Defensa Estratégica, también conocida como «Guerra de las Galaxias».
    Maggie Hallercompartió una citael año pasado
    secreto que Allan había enviado y puso en marcha de inmediato la Iniciativa de Defensa Estratégica, también conocida como «Guerra de las Galaxias».
    Maggie Hallercompartió una citael año pasado
    ecreto que Allan había enviado y puso en marcha de inmediato la Iniciativa de Defensa Estratégica, también conocida como «Guerra de las Galaxias».
    Maggie Hallercompartió una citael año pasado
    De este modo, Allan, el agente políticamente sordo, y Yuli, el jefe políticamente ciego del programa nuclear soviético, establecieron las bases para el colapso de la Unión Soviética. Porque Reagan entró en barrena al recibir aquel informe
    Maggie Hallercompartió una citael año pasado
    americano políticamente sordo urdiera estrategias globales de paz junto con un jefe del programa nuclear soviético políticamente ciego, sin que ni el KGB ni el GRU pusieran inconveniente alguno.
    Maggie Hallercompartió una citael año pasado
    Así fue como se permitió que un agente americano políticamente sordo urdiera estrategias globales de paz junto con un jefe del programa nuclear soviético políticamente ciego, sin que ni el KGB ni el GRU pusieran inconveniente alguno. Cuando le comunicaron que el reclutamiento había prosperado y que pronto empezaría a dar sus frutos, el jefe de la CIA para Europa, Ryan Hutton, pensó que ese Karlsson sin duda era más profesional de lo que en principio había creído.
    El Bolshói renovaba su repertorio tres o cuatro veces al año. A ello se añadía al menos una compañía invitada, como era el caso de la Ópera de Viena.
    Así, Allan y Yuli pudieron reunirse discretamente varias veces al año en la suite del hotel donde el segundo se hospedaba con su esposa, a fin de reunir la información adecuada para su posterior traslado a la CIA. Mezclaban ficción con realidad de manera tal que dicha información fuese, a ojos estadounidenses, tan creíble
    Maggie Hallercompartió una citael año pasado
    Allan acababa de reclutar a un espía mediante un cartel cutre en un lugar público, en el país que poseía el sistema de control más eficaz del mundo.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)