Cristina, hija de Lavrans, Sigrid Undset
Sigrid Undset

Cristina, hija de Lavrans

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Nicolás Díaz
Nicolás Díazcompartió una citahace 2 meses
Allí estaba el cuerpo del santo, en espera del día de la Resurrección. La tapa saltaría entonces y Olav se levantaría. Con el hacha en la mano cruzaría la nave.

Y de las tumbas de piedra, de la tierra del cementerio vecino y de todos los cementerios de Noruega los esqueletos amarillentos de los muertos saldrían, se revestirían con su carne y rodearían a su rey.
Nicolás Díaz
Nicolás Díazcompartió una citahace 2 meses
Despertó avanzada la noche. La luna brillaba sobre su cabeza y la del niño con aquel fulgir amarillo de miel y aquella palidez que tiene siempre en verano, iluminando la pared frente a Cristina. Entonces vislumbró a un hombre de pie en el centro del haz de luz de luna, suspendido entre el suelo y las vigas del techo.

Llevaba un hábito gris ceniza, era alto y encorvado. Volvió hacia ella un rostro muy viejo y arrugado: era fray Edvin. Sonreía con indecible ternura y una punta de malicia, lo mismo que en la época en que vivía en la tierra.
Nicolás Díaz
Nicolás Díazcompartió una citahace 2 meses
En realidad el niño vivía y se movía en su interior de tal modo, que no conocía descanso ni de día ni de noche. Pero había oído hablar de niños que habían nacido con una superficie de piel lisa en lugar de cara, con la cabeza puesta al revés y los dedos de los pies donde debiera encontrarse el talón. Creía ver aún ante ella a Svein con medio rostro morado porque su madre había contemplado un incendio demasiado rato.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)