Citas de “La ternura del caníbal” de Enrique Serna

Guillermo Monterrosas Mendoza
Guillermo Monterrosas Mendozacompartió una citahace 2 meses
La envidia era un pecado que dejaba indefensas a sus víctimas, pues nadie podía quejarse de ella sin parecer presumido o soberbio
Guillermo Monterrosas Mendoza
Guillermo Monterrosas Mendozacompartió una citahace 2 meses
Sí, él era un anarquista de corazón, pero también un tirano en potencia. Ambos demonios luchaban en su alma pero uno gritaba «ni Dios ni amo», mientras el otro deseaba ser ambas cosas
Guillermo Monterrosas Mendoza
Guillermo Monterrosas Mendozacompartió una citahace 2 meses
¿Entonces qué los tenía quebrados por dentro? ¿La resaca de la derrota? ¿La conciencia del sacrificio inútil?
Guillermo Monterrosas Mendoza
Guillermo Monterrosas Mendozacompartió una citahace 2 meses
Después de tanta lujuria desalmada y vacía encontraba por fin el secreto de la plenitud amorosa: renunciar a la propia seguridad para saltar al vacío
Guillermo Monterrosas Mendoza
Guillermo Monterrosas Mendozacompartió una citahace 3 meses
Esa noche, cuando apenas había colocado la cabeza en la almohada, una rompiente de olas me anunció la germinación del silencio
Guillermo Monterrosas Mendoza
Guillermo Monterrosas Mendozacompartió una citahace 3 meses
como un apóstata arrepentido de haber negado la luz
Guillermo Monterrosas Mendoza
Guillermo Monterrosas Mendozacompartió una citahace 3 meses
De la soledad extrema puede brotar una bulimia del alma, una depuración contemplativa del intelecto que tal vez atrofie la afectividad, como se atrofia la circulación sanguínea en una vena con trombosis múltiple, pero ennoblece a cualquiera que haya dominado sus ansias de compañía
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
Siempre te fugas cuando hablo de mi obra. Tú en cambio exiges atención absoluta cuando me hablas de la tuya.
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
pero bajo su desaliño escondía una sensualidad agreste.
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
evidente desgano hirió mi vanidad femenina. Se apresuraba a cumplir un deber e
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
Se apresuraba a cumplir un deber engorroso para quedar libre de compromisos,
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
desde entonces se había convertido en mi novio secreto.
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
No se las daba de culta, porque tenía una deplorable facilidad para olvidar títulos y nombres de autores,
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
creo que allá arriba «alguien me deletrea»,
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
padres lasallistas, muy hermanos de la caridad, pero cómo le chupaban la sangre a su personal.
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
Adoro a mi hija y por ella me parto el alma
humildeartesanaa
humildeartesanaacompartió una citahace 4 meses
planetas saldrían de sus órbitas y el sol secaría los mares antes de que un macho latino pudiera presenciar en frío la deshonra de su mujer.
Bianca Beltrán
Bianca Beltráncompartió una citahace 8 meses
Dicho en palabras de Rubén Darío, creía tener «algo divino aquí dentro», pero dudaba de mi capacidad para traducir ese impulso en imágenes.
nilson617
nilson617compartió una citahace 2 años
Lo sé, pero el amor es egoísta. Uno quiere llevarse lo mejor que tiene.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)