Ruta Sepetys

Entre tonos de gris

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Veronica Elizondo
Veronica Elizondocompartió una citael año pasado
¿Se han preguntado alguna vez cuánto vale una vida humana? Aquella mañana, el precio de la vida de mi hermano fue un reloj de bolsillo.
Chris Cuaderno
Chris Cuadernocompartió una citael mes pasado
¿Se han preguntado alguna vez cuánto vale una vida humana? Aquella mañana, el precio de la vida de mi hermano fue un reloj de bolsillo.
Chris Cuaderno
Chris Cuadernocompartió una citael mes pasado
–No merezco nada. Lina, hay que hacer lo correcto, sin esperar gratitud ni recompensa alguna.
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
Prefirieron la esperanza al odio, y demostraron al mundo que hay luz hasta en la noche más oscura.
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
¿Qué era más difícil, morir o ser el que sobrevive?
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
Patético, sí, y pese a todo sobrevivo. Es obvio que ese es mi castigo, sobrevivir. Tiene que serlo. Esta mujer cierra los ojos, y ya está, se va. Yo he deseado morir desde el primer día, y pese a todo sobrevivo. De verdad ¿tan difícil es morir?
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
No hay nada peor ni mejor –respondió papá en voz baja. Me acerqué un poco más por el pasillo sin que me vieran para escuchar lo que decían.
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
Iósif Vissariónovich Dzhugashvili. Se hacía llamar Josef Stalin, que significaba «Hombre de acero».
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
Miré al agujero. ¿Y si estábamos cavando nuestra propia tumba?
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
Recordé que papá había comentado un día que Stalin les había confiscado las tierras a los campesinos, así como sus herramientas y sus animales. Les imponía qué debían producir y lo que se les iba a pagar por ello. A mí me pareció ridículo. ¿Cómo podía quedarse Stalin con algo que no le pertenecía, algo por lo que los campesinos y sus familias habían trabajado toda una vida? «Eso es el comunismo, Lina», me había contestado entonces papá.
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
¿De verdad iba a ayudarnos el resto del mundo?
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
–Nosotros sí nos conocemos –dijo mi madre–. Sabemos que se equivocan. Y no permitas que nunca te convenzan de lo contrario. ¿Me entiendes?
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
–La esperanza es lo último que se pierde
EntreLibros2005
EntreLibros2005compartió una citahace 4 meses
–No merezco nada. Lina, hay que hacer lo correcto, sin esperar gratitud ni recompensa alguna. Y ahora vete a hacer los deberes.
Patricia
Patriciacompartió una citahace 5 meses
En 1991, después de cincuenta años de ocupación brutal, los tres países bálticos recuperaron su independencia, de manera pacífica y con dignidad. Prefirieron la esperanza al odio, y demostraron al mundo que hay luz hasta en la noche más oscura. Por favor, investiguen lo que ocurrió y cuéntenselo a alguien. Esas tres naciones diminutas nos han enseñado que el amor es el ejército más poderoso. Ya sea el amor a un amigo, a la patria, a Dios o incluso al enemigo, el amor nos revela la milagrosa naturaleza del género humano.
Ruta E. Sepetys
Patricia
Patriciacompartió una citahace 5 meses
Los Estados bálticos de Lituania, Letonia y Estonia perdieron más de un tercio de su población durante el exterminio soviético. Las deportaciones llegaron hasta Finlandia.
Patricia
Patriciacompartió una citahace 5 meses
Se calcula que Josef Stalin asesinó a más de veinte millones de personas durante su reinado del terror
Patricia
Patriciacompartió una citahace 5 meses
Lo perdieron todo. A los deportados que regresaron se los trató como a criminales. Se les obligó a vivir en áreas restringidas, bajo la vigilancia constante del KGB, antes llamado NKVD. Si hablaban de su experiencia, eran castigados con la cárcel o deportados de nuevo a Siberia, inmediatamente.
Patricia
Patriciacompartió una citahace 5 meses
Atrapados entre el imperio nazi y el imperio soviético, y olvidados por el resto del mundo, los Estados bálticos, sencillamente, desaparecieron de los mapas
Patricia
Patriciacompartió una citahace 5 meses
Las primeras deportaciones se llevaron a cabo el 14 de junio de 1941
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)