La noche de los feos, Mario Benedetti
Libros
Mario Benedetti

La noche de los feos

Leer
Brenda Isela Váz
Brenda Isela Vázcompartió una citahace 8 meses
«Usted se siente excluida del mundo, ¿verdad?»

«Sí», dijo, todavía mirándome.

«Usted admira a los hermosos, a los normales. Usted quisiera tener un rostro tan equilibrado como esa muchachita que está a su derecha, a pesar de que usted es inteligente, y ella, a juzgar por su risa, irremisiblemente estúpida.»
rmirandamaciel
rmirandamacielcompartió una citahace 3 meses
Mi animadversión la reservo para mi rostro
Rhardy
Rhardycompartió una citahace 4 meses
Lloramos hasta el alba. Desgraciados, felices. Luego me levanté y descorrí la cortina doble
Rhardy
Rhardycompartió una citahace 4 meses
De pronto me di cuenta de que tanto ella como yo estábamos hablando con una franqueza tan hiriente que amenazaba traspasar la sinceridad y convertirse en un casi equivalente de la hipocresía.
Rhardy
Rhardycompartió una citahace 4 meses
Tampoco puede decirse que tengamos ojos tiernos, esa suerte de faros de justificación por los que a veces los horribles consiguen arrimarse a la belleza. No
Sandra Otálora
Sandra Otáloracompartió una citahace 5 meses
«La posibilidad es meternos en la noche. En la noche íntegra. En lo oscuro total. ¿Me entiende?»
Jovani González Hernández
Jovani González Hernándezcompartió una citahace 8 meses
pero dos fealdades juntas constituyen en sí mismas un espectáculo mayor,
Jovani González Hernández
Jovani González Hernándezcompartió una citahace 8 meses
Tampoco puede decirse que tengamos ojos tiernos, esa suerte de faros de justificación por los que a veces los horribles consiguen arrimarse a la belleza.
camilo Ramírez
camilo Ramírezcompartió una citahace 8 meses
pero dos fealdades juntas constituyen en sí mismas un espectáculo mayor, poco menos que coordinado; algo que se debe mirar en compañía, junto a uno (o una) de esos bien parecidos con quienes merece compartirse el mundo.
Héctor Gallegos
Héctor Gallegoscompartió una citael año pasado
rendí que debía arrancarme (y arrancarla) de aquella mentira que yo mismo había fabricado.
Héctor Gallegos
Héctor Gallegoscompartió una citael año pasado
Yo no veía nada, nada. Pero igual pude darme cuenta de que ahora estaba inmóvil, a la espera. Estiré cautelosamente una mano, hasta hallar su pecho. Mi tacto me transmitió una versión estimulante, poderosa. Así vi su vientre, su sexo. Sus manos también me vieron.
Héctor Gallegos
Héctor Gallegoscompartió una citael año pasado
«¡Tiene que entenderme! Lo oscuro total. Donde usted no me vea, donde yo no la vea. Su cuerpo es lindo, ¿no lo sabía?»
Héctor Gallegos
Héctor Gallegoscompartió una citael año pasado
Por primera vez no pudo sostener mi mirada.

«Yo también quisiera eso. Pero hay una posibilidad, ¿sabe?, de que usted y yo lleguemos a algo.»

«¿Algo como qué?»

«Como querernos, caramba. O simplemente congeniar. Llámele como quiera, pero hay una posibilidad.»

Ella frunció el ceño. No quería concebir esperanzas.

«Prométame no tomarme por un chiflado.»

«Prometo.»

«La posibilidad es meternos en la noche. En la noche íntegra. En lo oscuro total. ¿Me entiende?»

«No.»
Héctor Gallegos
Héctor Gallegoscompartió una citael año pasado
o. Mis antenas están particularmente adiestradas para captar esa curiosidad enfermiza, ese inconsciente sadismo de los que tienen un rostro corriente, milagrosamente simétrico.
Héctor Gallegos
Héctor Gallegoscompartió una citael año pasado
ya desde la primera ojeada, nuestras respectivas soledade
dannynicolini
dannynicolinicompartió una citahace 2 años
pronto me di cuenta de que tanto ella como yo estábamos hablando con una franqueza tan hiriente que amenazaba traspasar la sinceridad y convertirse en un casi equivalente de la hipocresía. Decidí tirarme a fondo.
«Usted se siente excluida del mundo, ¿verdad?»
«Sí», dijo, todavía mirándome.
«Usted admira a los hermosos, a los normales. Usted quisiera tener un rostro tan equilibrado como esa muchachita que está a su derecha, a pesar de que usted es inteligente, y ella, a juzgar por su risa, irremisiblemente estúpida.»
«Sí.»
Por primera vez no pudo sostener mi mirada.
«Yo también quisiera eso. Pero hay una posibilidad, ¿sabe?, de que usted y yo lleguemos a algo.»
«¿Algo como qué?»
«Como querernos, caramba. O simplemente congeniar. Llámele
dannynicolini
dannynicolinicompartió una citahace 2 años
Mis antenas están particularmente adiestradas para captar esa curiosidad enfermiza, ese inconsciente sadismo de los que tienen un rostro corriente, milagrosamente simétrico
dannynicolini
dannynicolinicompartió una citahace 2 años
Tampoco puede decirse que tengamos ojos tiernos, esa suerte de faros de justificación por los que a veces los horribles consiguen arrimarse a la belleza. No, de ningún modo. Tanto los de ella como los míos son ojos llenos de resentimiento, que sólo reflejan la poca o ninguna resignación con que enfrentamos nuestro infortunio.
Braulio Badillo
Braulio Badillocompartió una citahace 3 años
En ese instante comprendí que debía arrancarme (y arrancarla) de aquella mentira que yo mismo había fabricado. O intentado fabricar. Fue como un relámpago. No éramos eso. No éramos eso.
katia51
katia51compartió una citahace 3 años
Nos miramos las respectivas fealdades con detenimiento, con insolencia, sin curiosidad.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)