Anna Funder

Stasiland

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Xochitl Meseguercompartió una citael año pasado
    Stasiland gira en torno a una pregunta: ¿qué es mejor, recordar u olvidar? Para un individuo, no lo sé. Personalmente, me inclino por la memoria…, pero a mí no me ha intentado destrozar la vida ningún Estado. Para una nación, creo que es mejor recordar. La memoria real de una tiranía no puede encontrarse en la voz de sus criminales, de sus sucesores y de sus defensores. Sólo puede descubrirse si se escucha a las víctimas y a los opositores que vieron al régimen como lo que era, que supieron que, si perfeccionas un sistema al servicio de una idea, el coste se traduce en vidas destrozadas, en muertos.
    Xochitl Meseguercompartió una citael año pasado
    Hurgué con cautela en las cajas de Stasiland: libretas, casetes y cintas de audio digital, fotografías, diapositivas y negativos. Mientras fuera material para Stasiland, no había problema. Pero, en el proceso, también encontré fotografías más personales, postales y cartas de gente que ya no está en mi vida. Volver de este modo a tu propio pasado supone darte de bruces con pruebas fotográficas de los caminos que no escogiste, de los amigos que no conservaste, de un tiempo trágicamente desperdiciado. Seguramente, sea desenredar la delicada narrativa de ti misma, cosida con el tiempo, historia a historia. ¿Iba a caer ahora en el abismo entre esa joven y yo misma, con casi cincuenta años?
    Xochitl Meseguercompartió una citael año pasado
    sorta por la completa y obediente implementación del sistema que perdieron la perspectiva del objetivo (fuera un Estado de pureza racial o política), empantanados como se encontraban en la gestión del día a día.

    Afirmar que un régimen fue «perfeccionado» implica que llevó demasiado lejos unos ideales buenos (fuera bajo una bandera negra o una roja). Deja la puerta abierta (y resulta escalofriante) a la posibilidad de que dichos ideales fueran sensatos inicialmente. Esto lo oí en su momento de algunos ancianos en la Alemania de la década de los ochenta. Opinaban que, aparte de «la historia esa de los judíos, que se les fue de las manos», los nazis tenían ideas y políticas buenas.11 Y lo oí también de boca de muchos hombres que pertenecieron a la Stasi, así como de otros leales al régimen, como Karl-Eduard von Schnitzler, quien me dijo que sí, que «quizá» la vigilancia fue demasiado lejos, pero que los ideales del comunismo eran estupendos, buenos y justos.
    Xochitl Meseguercompartió una citael año pasado
    ¿Y qué quiere decir realmente lo de «perfeccionar las cosas»? Significa instituir un orden en nombre de un ideal (tanto un ideal fascista de un pasado mítico, patriarcal y de pureza racial como un ideal comunista de un futuro igualmente mítico, de hegemonía masculina y de pureza política), que luego se aplica a la enésima potencia, en un extremismo que es la extensión de su lógica más allá de la razón, la decencia y el respeto por la humanidad.

    En la práctica, tal perfeccionismo adopta forma de orden, de eficacia administrativa, de innumerables normas y de procedimientos intrincados y seguidos a pies juntillas. Es como si la gente sugiriera que estaba tan ab
    Xochitl Meseguercompartió una citael año pasado
    En las ciudades de la Alemania Occidental por las que hice mi gira en 2004, me plantearon varias veces una angustiosa pregunta sobre el régimen de la Stasi: «¿Qué crees que dice de nosotros, los alemanes?». A veces, quien me preguntaba hacía explícitas sus propias suposiciones, al preguntar si «nuestra tendencia, tan alemana, a “perfeccionar las cosas” estaba en la base de todo, o si la costumbre de obedecer a la autoridad que exigen esos sistemas “perfeccionados” refleja, en cierto modo, el carácter nacional».
    Irasema Diazcompartió una citahace 2 años
    —El error de la RDA fue obligar a la gente a posicionarse —comenta el hombre moreno—: o estás con nosotros o con el enemigo. Entonces, si acababas pensando que eras un enemigo, tenías que preguntarte: ¿qué hago aquí? Querían cuadrarlo todo en su limitado esquema, pero la vida, como es normal, no encajaba.
    Irasema Diazcompartió una citahace 2 años
    recordad esto, camaradas: ¡Lo más importante que tenéis es el poder! ¡Aferraos al poder a toda costa! ¡Sin él, no sois nada!».
    Даниэла Платасcompartió una citahace 2 años
    se contiene lo real, para poder ser llorado de una forma segura y bonita
    Даниэла Платасcompartió una citahace 2 años
    Una plaga de flamantes museos y monumentos conmemorativos se extiende por Berlín y por toda la antigua RDA: la imitación se vuelve más digerible que la realidad, porque nos distancia de ella
    Даниэла Платасcompartió una citahace 2 años
    higienizada de la memoria, separada de las pruebas y de los testigos oculares
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)