Delirio, Laura Restrepo
Laura Restrepo

Delirio

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Sandra Otálora
Sandra Otáloracompartió una citahace 5 meses
, y que La Hemorragia es incontenible y es inconfesable
Sandra Otálora
Sandra Otáloracompartió una citahace 5 meses
Memorial del convento, la novela portuguesa
b1757503431
b1757503431compartió una citahace 10 meses
Traigo del baño un platón lleno de agua y ya de vuelta en mi cuarto cerramos bien la puerta, encendemos las velas y apagamos la luz, y con el agua del platón hacemos las abluciones, que quiere decir que nos lavamos bien la cara y las manos hasta dejarlas libres de pecado, y luego Agustina dobla la servilleta de la abuela Blanca en forma de triángulo, hace que el hermano pequeño se acueste sobre la cama y levante las piernas, le coloca la servilleta por debajo como si fuera un pañal, le echa talco Johnson y lo frota bien como si fuera su bebé y luego le acomoda el pañal, que sujeta con un gancho de nodriza. Lo que sigue es vestirnos con los ropajes, siempre los mismos, el mío una vieja levantadora de mi madre de velours color vino tinto y sobre los hombros la mantilla negra de ir a misa que fue de mi abuela
Martha Patricia Anaya contreras
Martha Patricia Anaya contrerascompartió una citahace 10 meses
toda historia es como un gran pastel, cada quién da cuenta de la tajada que se come y el único que da cuenta de todo es el pastelero.
Marcela
Marcelacompartió una citahace 10 meses
con un empeño desmedido, esta indescifrable Agustina mía, se le ha vuelto un tormento cualquier mancha en el mantel o mugre en los vidrios, sufre porque haya polvo en las cornisas y la vuelven irascible las huellas de barro que según dice van dejando mis zapatos
Marcela
Marcelacompartió una citahace 10 meses
le ha dado por oficiar bautizos, o abluciones o quién sabe qué ritos invocando a unos dioses que se inventa, todo lo lava y lo
•Diana
•Dianacompartió una citael año pasado
donde en su momento llevaron también a tu papá, le dice el Midas a Agustina, porque en este remedo de país a todos los platudos que se enferman se les da por peregrinar a Houston Texas convencidos de que en inglés si los van a resucitar, de que el milagrito funciona si se paga en dólares, como si aquello fuera Fátima o Lourdes o Tierra Santa, como si no supieran
•Diana
•Dianacompartió una citael año pasado
donde en su momento llevaron también a tu papá, le dice el Midas a Agustina, porque en este remedo de país a todos los platudos que se enferman se les da por peregrinar a Houston Texas convencidos de que en inglés si los van a resucitar, de que el milagrito funciona si se paga en dólares, como si aquello fuera Fátima o Lourdes o Tierra Santa, como si no supieran de antemano que esos hígados
•Diana
•Dianacompartió una citael año pasado
Dime cómo es el cielo de nuestro verano, cómo se amontonan sobre nosotros estas nubes redondas y lanudas como ovejas, cómo en lo hondo de tus ojos se apacigua, mansa, mi alma, se obstinaba en preguntarle a la abuela Blanca, del abuelo Portulinus,
•Diana
•Dianacompartió una citael año pasado
invadirme este dolor tan grande. Extraña comedia, o tragedia a tres voces, Agustina con sus abluciones, la tía Sofi que le sigue el juego y yo, Aguilar, observador que se pregunta a qué horas se perdió el sentido, eso que llamamos sentido y que es invisible pero que cuando falta, la vida
•Diana
•Dianacompartió una citael año pasado
Agustina es un perro famélico y malherido que quisiera volver a casa y no lo logra, y al minuto siguiente es un perro vagabundo que ni siquiera recuerda que alguna vez tuvo casa
Priscila Talavera
Priscila Talaveracompartió una citael año pasado
La mujer que amo se ha perdido dentro de su propia cabeza, hace ya catorce días que la ando buscando y me va la vida en encontrarla pero la cosa es difícil, es angustiosa a morir y jodidamente difícil; es como si Agustina habitara en un plano paralelo al real, cercano pero inabordable, es como si hablara en una lengua extranjera que Aguilar vagamente reconoce pero que no logra comprender.
Priscila Talavera
Priscila Talaveracompartió una citael año pasado
toda historia es como un gran pastel, cada quién da cuenta de la tajada que se come y el único que da cuenta de todo es el pastelero.
Constanza Cruz Alonso
Constanza Cruz Alonsocompartió una citael año pasado
Está bien, Eugenia, todo es tuyo, es tu marido, son tus hijos, es tu casa, Pero enseguida me di cuenta de que no era cierto porque a la hora de la verdad tampoco mi pobre hermana tenía gran cosa, esas fotos y sobre todo ese hijo golpeado eran el testimonio de qué la casa de ella también estaba hecha de paja.
Constanza Cruz Alonso
Constanza Cruz Alonsocompartió una citael año pasado
No pienso en eso ergo no existe, o No se habla de eso luego no ha sucedido
Constanza Cruz Alonso
Constanza Cruz Alonsocompartió una citael año pasado
se podría decir que la piquiña del sexo de la hermana hizo nido en el alma del hermano, que ahora pasa los días repitiendo nombres de rios en orden alfabético, el Hase, el Havel, el Hunte, el Kocher, el Lech y el Leide, tal vez para acompañar el largo recorrido de Ilse, que en su afán hacia ninguna parte pasa flotando bajo el viejo puente de piedra de Kaub, mientras al otro lado del océano Blanca se sienta sobre una piedra negra a orillas del río Dulce, a ver correr el agua.
Constanza Cruz Alonso
Constanza Cruz Alonsocompartió una citael año pasado
Voy a invertir mi fortuna en hacer llorar a este país, así me había dicho Pablo, Agustina bonita, y su fortuna debe ser la más grande del mundo, y si por cada dólar el hombre consigue arrancarnos una lágrima, calcula cuánto nos falta por llorar.
Constanza Cruz Alonso
Constanza Cruz Alonsocompartió una citael año pasado
voy a invertir mi fortuna en hacer llorar a este país.
Constanza Cruz Alonso
Constanza Cruz Alonsocompartió una citael año pasado
Cuerpo sin alma ciudad sin gente, le decía Carlos Vicente
Constanza Cruz Alonso
Constanza Cruz Alonsocompartió una citael año pasado
enardece más al intranquilo que le digan tranquilízate, nada lo preocupa tanto como que lo inviten a despreocuparse, nada contraria tanto sus impulsos de vuelo como los aterrizados oficios de un samaritano.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)