Carmen Martín Gaite

El cuarto de atrás

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    –Bueno –corto–, ya que parece tan seguro de haberlo registrado todo, acláreme una duda, ¿le he hablado ya del cuarto de atrás?

    –No, supongo que sería un cuarto de su casa y que estaría en la parte de atrás, como su propio nombre indica.

    –Sí. Mi casa de Salamanca tenía dos pasillos paralelos, el de delante y el de atrás, que se comunicaban por otro pequeñito y oscuro, en ése no había cuartos, lo llamábamos el trazo de la hache.
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    Chesterton solía decir que deberíamos aprender a mirar el mundo con los ojos con que Robinson Crusoe miró los objetos que salvó del naufragio. El hecho de que hubiera sol, árboles, dos sexos, debía producirnos el mismo asombro que le produjo a él salvar sus dos rifles y el hacha. Pero el personaje de Defoe tenía dos vidas. Levantaba un orden habitable, y anotaba en un cuaderno sus pensamientos: vivía en el plano de la realidad y en el de la escritura.
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    Carmen Martín Gaite pensaba que sólo los que aman los cuentos están cerca de la verdad. En
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    Era allí donde su hermana y ella se retiraban a jugar, donde guardaban sus secretos y sus pequeños tesoros.
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    Carmen Martín Gaite nos dice que a ese país del recuerdo solo cabe viajar con la imaginación, pues los libros de memorias no son sino una rama de la literatura fantástica
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    El mundo de las revistas femeninas, de las novelas rosas, de sus fugas adolescentes. El mundo de su propia memoria. Le pide sus recuerdos, pues para el hombre de negro el alma vive en las palabras.
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    Pero el hombre de negro es un diablo muy particular. No le pide su alma, sino que le cuente cosas. Viene a su casa para hacerle hablar. No tanto de hechos lejanos de su fantasía, sino del mundo de su infancia en Salamanca y Madrid.
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    De hablar de niñas y adolescentes, de sus anhelos, de sus fantasías románticas, de sus aventuras secretas. Hablar de las películas y los libros que les gustan, de sus juegos y fantasías, de las canciones que hablan de lo extraño que es su corazón. No sabemos lo que hay en ese corazón. Es ciertamente un lugar misterioso, lleno de llamadas, de pasadizos ocultos, de aventuras que nadie antes ha vivido en el mundo.
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    Es entonces cuando llama a la puerta, entra en la casa y comienza la conversación. La crítica ha comparado a este misterioso personaje con Mefistófeles, el diablo que nos pide que le entreguemos el alma a cambio de satisfacer nuestros deseos
    Luis Alberto Barqueracompartió una citael año pasado
    Hablar es encontrar cosas, salir al bosque y descubrir senderos nuevos, lugares misteriosos. Y eso queremos al escribir, encontrarnos con alguien que nos ayude a pensar. Escribir es hablar con el pensamiento.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)