Obras de Karl Marx, Karl Marx
Libros
Karl Marx

Obras de Karl Marx

Leer
null
null compartió una citahace 3 meses
eso es tan grande la competencia entre los obreros.
null
null compartió una citahace 3 meses
El salario está determinado por la lucha abierta entre capitalista y obrero
Carlos Mario Cardona Marin
Carlos Mario Cardona Marincompartió una citahace 4 meses
«Cuanto más se acrecienta la riqueza, la industria, la población, tanto más disminuye el interés del dinero, es decir, el beneficio de los capitalistas; pero los capitales mismos no dejan de aumentar y aún más rápidamente que antes, pese a la disminución de los beneficios... Un gran capital, aunque sea con pequeños beneficios, se acrecienta en general mucho más rápidamente que un capital pequeño con grandes beneficios. El dinero hace dinero, dice el refrán» (op. cit, t. I, pág. 83 [Garnier, tomo I, pág. 189].)

Por tanto, si a este gran capital se enfrentan únicamente pequeños capitales con pequeños beneficios, como sucede en la situación, que presuponemos, de fuerte competencia, los aplasta por completo.

La consecuencia necesaria de esta competencia es entonces el empeoramiento general de las mercancías, la falsificación, la adulteración, el envenenamiento general, tal como se muestra en las grandes ciudades.
Carlos Mario Cardona Marin
Carlos Mario Cardona Marincompartió una citahace 4 meses
«La relación existente entre la suma de capitales y las rentas determina por todas partes la proporción en que se encuentran la industria y la ociosidad; donde prevalecen los capitales, reina la industria; donde las rentas, la ociosidad» (Smith, op. cit, t. I, pág.301 [Garnier, tomo II, págs. 325].)
Carlos Mario Cardona Marin
Carlos Mario Cardona Marincompartió una citahace 4 meses
El aumento de los capitales y un gran número de capitales presuponen, además, una progresiva riqueza del país
Carlos Mario Cardona Marin
Carlos Mario Cardona Marincompartió una citahace 4 meses
Para cultivarse espiritualmente con mayor libertad, un pueblo necesita estar exento de la esclavitud de sus propias necesidades corporales, no ser ya siervo del cuerpo. Se necesita, pues, que ante todo le quede tiempo para poder crear y gozar espiritualmente.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
Recuérdese la afirmación antes hecha de que la relación del hombre consigo mismo únicamente es para él ​​​​​objetiva y real ​​​​​a través de su relación con los otros hombres.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
Si el producto del trabajo no pertenece al trabajador, si es frente él un poder extraño, esto sólo es posible porque pertenece a ​​​​​otro hombre ​​​​​que no es el trabajador. Si su actividad es para él dolor, ha de ser ​​​​​goce ​​​​​y alegría vital de otro. Ni los dioses, ni la naturaleza, sino sólo el hombre mismo, puede ser este poder extraño sobre los hombres.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
Si el producto del trabajo me es ajeno, se me enfrenta como un poder extraño, entonces ¿a quién pertenece? Si mi propia actividad no me pertenece; si es una actividad ajena, forzada, ¿a quién pertenece entonces? A un ser otro que yo. ¿Quién es ese ser?
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
Una consecuencia inmediata del hecho de estar enajenado el hombre del producto de su trabajo, de su actividad vital, de su ser genérico, es la enajenación ​​​​​del hombre respecto del hombre. Si el hombre se enfrenta consigo mismo, se enfrenta también al ​​​​​otro. Lo que es válido respecto de la relación del hombre con su trabajo, con el producto de su trabajo y consigo mismo, vale también para la relación del hombre con el otro y con trabajo y el producto del trabajo del otro.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
El trabajo enajenado, por tanto: 3) Hace del ​​​​​ser genérico del hombre, tanto de la naturaleza como de sus facultades espirituales genéricas, un ser ajeno para él, un medio de existencia individual. Hace extraños al hombre su propio cuerpo, la naturaleza fuera de él, su esencia espiritual, suesencia humana
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
La producción práctica de un ​​​​​mundo objetivo, la elaboración de la naturaleza inorgánica, es la afirmación del hombre como un ser genérico consciente, es decir, la afirmación de un ser que se relaciona con el género como con su propia esencia o que se relaciona consigo mismo como ser genérico.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
El hombre es un ser genérico no sólo porque en la teoría y en la practica toma como objeto suyo el género, tanto el suyo propio como el de las demás cosas, sino también, y esto no es más que otra expresión para lo mismo, porque se relaciona consigo mismo como el género actual, viviente, porque se relaciona consigo mismo como un ser ​​​​​universal ​​​​​y por eso libre.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
cuanto más se ​​​​​apropia ​​​​​el trabajador el mundo exterior, la naturaleza sensible, por medio de su trabajo, tanto más se priva de víveres en este doble sentido; en primer lugar, porque el mundo exterior sensible cesa de ser, en creciente medida, un objeto perteneciente a su trabajo, un ​​​​​medio de vida ​​​​​de su trabajo; en segundo término, porque este mismo mundo deja de representar, cada vez más pronunciadamente, ​​​​​víveres ​​​​​en sentido inmediato, medios para la subsistencia física del trabajador. El trabajador se convierte en siervo de su objeto en un doble sentido: primeramente porque recibe un ​​​​​objeto ​​​​​de trabajo, es decir, porque recibe ​​​​​trabajo; en segundo lugar porque recibe ​​​​​medios de subsistencia. Es decir, en primer termino porque puede existir comotrabajador, en segundo término porque puede existir como ​​​​​sujeto físico. El colmo de esta servidumbre es que ya sólo en cuanto ​​​​​trabajador ​​​​​puede mantenerse como ​​​​​sujeto físico ​​​​​y que sólo como ​​​​​sujeto físico ​​​​​es ya trabajador.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
La ​​​​​enajenación respecto de si mismo ​​​​​como, en el primer caso, la enajenación respecto de la cosa.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
El producto no es más que el resumen de la actividad, de la producción. Por tanto, si el producto del trabajo es la enajenación, la producción misma ha de ser la enajenación activa, la enajenación de la actividad; la actividad de la enajenación. En el extrañamiento del producto del trabajo no hace más que resumirse el extrañamiento, la enajenación en la actividad del trabajo mismo.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
Cuando preguntamos, por tanto, cuál es la relación esencial del trabajo, preguntamos por la relación entre el ​​​​​trabajador ​​​​​y la producción.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
La ​​​​​enajenación ​​​​​del trabajador en su producto significa no solamente que su trabajo se convierte en un objeto, en una existencia ​​​​​exterior, sino que existe ​​​​​fuera de él, independiente, extraño, que se convierte en un poder independiente frente a é; que la vida que ha prestado al objeto se le enfrenta como cosa extraña y hostil.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
El trabajador pone su vida en el objeto pero a partir de entonces ya no le pertenece a él, sino al objeto.
Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 10 meses
el objeto que el trabajo produce, su producto, se enfrenta a él como un ​​​​​ser extraño, como un ​​​​​poder independiente ​​​​​del productor.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)