Thomas Piketty

Capital e ideología

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
XRicardo CartasXcompartió una citahace 9 meses
En general, la clave es que la desigualdad contemporánea viene determinada por el sistema de fronteras, de nacionalidades y de derechos sociales y políticos asociados.
Brenda Odeth Lemuscompartió una citahace 4 meses
La desigualdad moderna se caracteriza por un conjunto de prácticas discriminatorias entre estatus sociales y orígenes étnicoreligiosos que se ejercen con una violencia mal descrita en el cuento de hadas meritocrático. Esta violencia nos acerca a las formas más brutales de la desigualdad, de las que decimos querer apartarnos.
Fernanda Gutierrezcompartió una citahace 8 meses
El discurso meritocrático y empresarial es, a menudo, una cómoda manera de justificar cualquier nivel de desigualdad por parte de los ganadores del sistema económico actual, sin siquiera tener que someterlo a examen, así como de estigmatizar a los perdedores por su falta de méritos, de talento y de diligencia.
Yatzel Roldáncompartió una citahace 9 meses
En las sociedades contemporáneas, el relato dominante es fundamentalmente el propietarista, empresarial y meritocrático: la desigualdad moderna es justa, puesto que se deriva de un proceso libremente elegido en el que todos tenemos las mismas posibilidades de acceder al mercado y a la propiedad. Todos obtenemos un beneficio espontáneo de la acumulación de riqueza de los más ricos, que son también los más emprendedores, los que más lo merecen y los más útiles. Esto nos situaría en las antípodas de la desigualdad existente en las sociedades antiguas, que estaba basada en las diferencias entre clases sociales, decididas de manera rígida, arbitraria y, a menudo, despótica.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 5 días
Con el fin de atraer capitales y a falta de la más mínima armonización fiscal a nivel europeo, diversos países de Europa del Este (entre ellos, Polonia) establecieron en la década de 1990 y comienzos de la de 2000 tasas impositivas superreducidas sobre las utilidades empresariales y sobre los ingresos más altos.
El problema es que los resultados obtenidos después de la transición poscomunista y de la entrada en la Unión Europea no han estado siempre a la altura de las expectativas. Teniendo en cuenta la fuerte progresión de la desigualdad del ingreso, amplios sectores de la población se han sentido marginados.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 5 días
En 1980 y también en 1984, en un país obsesionado con el miedo a la decadencia, la Guerra Fría y el fuerte crecimiento de Japón, de Alemania y del resto de Europa, Reagan consiguió hacer triunfar el discurso a escala federal. La tasa impositiva máxima del impuesto federal sobre la renta, que se había acercado a 81% entre 1932 y 1980, cayó a 28% tras la reforma fiscal de 1986, que es la reforma emblemática y fundadora del reaganismo.41
Con la perspectiva que da el tiempo, los efectos de estas políticas parecen relativamente cuestionables. El crecimiento del ingreso nacional per cápita se redujo a la mitad en las tres décadas transcurridas desde aquellas reformas (en comparación con las tres o cuatro décadas anteriores). En el caso de las políticas diseñadas para impulsar la productividad y el crecimiento, el resultado tampoco es satisfactorio. Además, las desigualdades se han multiplicado, hasta tal punto que el 50% de la población con menores ingresos no ha experimentado ningún crecimiento desde principios de la década de 1980, algo sin precedentes en la historia de Estados Unidos (y poco común en un país en tiempos de paz).42
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 6 días
recordemos que 11 de los primeros 15 presidentes d
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 6 días
Por último, recordemos que en el siglo XX se aplicaron diferentes impuestos altamente progresivos sobre los grandes patrimonios financieros, como sucedió por ejemplo en Alemania, Japón y muchos otros países tras la segunda Guerra Mundial, lo que contribuyó a reducir la deuda pública y a restaurar el margen de maniobra para financiar inversiones de futuro.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 11 días
Concluyamos precisando que la actual ideología meritocrática va de la mano de un discurso de exaltación de empresarios y multimillonarios. Esta ideología a veces parece sin límites. Algunos parecen considerar que Bill Gates, Jeff Bezos y Mark Zuckerberg inventaron ellos mismos las computadoras, los libros y los amigos, respectivamente. Da la impresión de que nunca serán lo suficientemente ricos y que la gente humilde del planeta nunca podrá agradecerles suficientemente lo que han hecho por los demás. Para defenderlos mejor, estamos incluso construyendo muros entre los malvados oligarcas rusos y los benefactores empresarios californianos, pretendiendo olvidar todo lo que los une: situaciones casi monopolísticas, sistemas legales y fiscales que benefician a las grandes empresas, apropiaciones privadas de recursos públicos, etcétera.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 11 días
. El problema es que las clases populares estaban excluidas casi por completo: menos de 1% de los hijos e hijas de la clase obrera agrícola llegaban a ser estudiantes universitarios, en comparación con 70% en el caso de los industriales y 80% en el de las profesiones libe
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 11 días
Bajo la apariencia de “méritos” y “dones” personales, se perpetúan los privilegios sociales, porque los grupos desfavorecidos no disponen de los códigos y las claves que permiten alcanzar el reconocimiento. El número de estudiantes se había disparado y el reconocimiento por medio de los títulos universitarios desempeñaba un papel cada vez más importante en la estructura de las desigualdades sociales.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 11 días
El neopropietarismo actual es tanto más meritocrático cuanto que ya no puede ser explícitamente censitario, a diferencia del propietarismo de la época clásica, a principios del siglo XIX.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 11 días
Desde el momento en que los pobres se convierten en súbditos y dejan de ser únicamente objetos, se hace necesario poseerlos por otros medios, en particular mediante el discurso social y el mérito.1
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 11 días
En general, el discurso meritocrático tiene por objeto ensalzar a los ganadores y estigmatizar a los perdedores del sistema económico por su supuesta falta de mérito, talento y diligencia. Es, por supuesto, una ideología antigua a la que todas las élites han recurrido de una u otra manera para justificar su posición, en cualquier época y lugar. La diferencia es que la culpabilización de los más pobres ha aumentado a lo largo de la historia, hasta constituir uno de los principales rasgos distintivos del actual régimen desigualitario.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 13 días
2018, la relación entre el ingreso medio del decil superior (el 10% más rico) y el ingreso medio de la mitad inferior de la distribución (el 50% más pobre) era igual a 8 en Europa, 14 en China y en Rusia, 19 en Estados Unidos y en la India, 20 en Brasil, 34 en Oriente Próximo, 35 en Sudáfrica y 36 en Catar.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 13 días
Por ejemplo, se observa que la relación entre el ingreso medio del 10% más rico y el del 50% más pobre equivale a una proporción de 8 a 1 aproximadamente en Europa, de 19 a 1 en Estados Unidos y de 35 a 1 en Sudáfrica o en Oriente Próximo (véase la figura 13.5).
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 13 días
En 2018, la relación entre el ingreso medio del percentil superior (el 1% más rico) y el ingreso medio de la mitad inferior de la distribución (el 50% más pobre) era igual a 25 en Europa, 46 en China, 61 en Rusia, 80 en Estados Unidos, 72 en la India, 85 en Brasil, 161 en Oriente Próximo, 103 en Sudáfrica y 154 en Catar.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 13 días
Los datos utilizados en este libro provienen, en gran medida, de la World Inequality Database (WID.world), un consorcio independiente que se apoya en un gran número de centros de investigación y de organizaciones cuyo objetivo principal es, precisamente, permitir que el debate público sobre las desigualdades se sustente en la información más completa y accesible
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 13 días
El aumento de las desigualdades es, junto con el calentamiento global, uno de los principales retos a los que el planeta se enfrenta a comienzos del siglo XXI. Tras un siglo XX caracterizado por una reducción histórica de las desigualdades, el repunte observado desde los años 1980-1990 cuestiona profundamente la noción misma de progreso. Los retos desigualitarios y climáticos están estrechamente relacionados y sólo podrán resolverse de manera conjunta. Es evidente que la resolución del problema del calentamiento global, o al menos su atenuación, va a exigir transformaciones sustanciales en los modos de vida; para que sean aceptables por la mayoría, es imprescindible que los cambios y los esfuerzos exigidos se repartan de la manera más justa posible. La exigencia de justicia es tanto más obvia cuanto que los más ricos, tanto entre países como dentro de cada país, son los responsables de una parte desproporcionada de las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que las consecuencias del calentamiento van a resultar más duras para los más pobres.
Gustavo Rodriguezcompartió una citahace 19 días
En muchos casos, las reducciones de impuestos a los más ricos se han financiado mediante la privatización de activos públicos, lo que, en definitiva, equivale a una cesión gratuita de títulos de propiedad (se reducen los impuestos a los más ricos en 10 mil millones, y éstos, a continuación, utilizan esos 10 mil millones para comprar los activos en cuestión). Esta estrategia, que ha seguido aplicándose en Estados Unidos y en Europa hasta nuestros días, está directamente relacionada con el aumento de las desigualdades y la concentración creciente de la propiedad privada.55
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)