Citas de “El vampiro” de John William Polidori

Daniel
Danielcompartió una citahace 3 meses
todos aquellos a quienes ayudaba Lord Ruthven, inevitablemente veían caer una maldición sobre ellos
Daniel
Danielcompartió una citahace 3 meses
¡No era posible, se dijo muy excitado, no era posible que un muerto resucitara!
Daniel
Danielcompartió una citahace 3 meses
aquellos que se atrevían a negar la existencia del vampiro siempre obtenían alguna prueba que, con gran dolor y penosos castigos, les obligaba a reconocer su existencia
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
y sonaron las doce campanadas de la medianoche, instantes en que se cumplía el plazo impuesto a su silencio, relató apresuradamente cuanto había vivido y sufrido... y falleció inmediatamente después.

Los tutores se apresuraron a proteger a la hermana de Aubrey, mas cuando llegaron ya era tarde. Lord Ruthven había desaparecido, y la joven había saciado la sed de sangre de un vampiro.
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
Puedes hacer aún mucho más... No me refiero a mi vida, pues temo tan poco a la muerte como al término del día.
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
No había el menor color en sus mejillas, ni siquiera en sus labios, y en su semblante se veía una inmovilidad que resultaba casi tan atrayente como la vida que antes lo animara. En el cuello y en el pecho había sangre, en la garganta las señales de los colmillos que se habían hincado en las venas.
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
Cual fue su horror cuando de nuevo quedó iluminado por la luz de las antorchas, pudiendo percibir la forma etérea de su amada convertida en un cadáver.

Cerró los ojos, esperando que sólo se tratase de un producto espantoso de su imaginación. Pero volvió a ver la misma forma al abrirlos, tendida a su lado.
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
Ianthe no se daba cuenta el amor que por ella experimentaba Aubrey, mostrándose con él la misma chiquilla casi infantil de los primeros días
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
Aubrey cada día sentíase más ligado a Ianthe, ya que su inocencia, tan en contraste con las virtudes fingidas de las mujeres entre las que había buscado su idea de romance, había conquistado su corazón. Si bien le parecía ridícula la idea de que un muchacho inglés, de buena familia y mejor educación, se casara con una joven griega, carente casi de cultura, lo cierto era que cada vez amaba más a la doncella que le acompañaba constantemente
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
e.

En las obras de beneficencia del Lord había una circunstancia que quedó muy grabada en la mente del joven: todos aquellos a quienes ayudaba Lord Ruthven, inevitablemente veían caer una maldición sobre ellos, pues eran llevados al cadalso o se hundían en la miseria más abyecta
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
En las obras de beneficencia del Lord había una circunstancia que quedó muy grabada en la mente del joven: todos aquellos a quienes ayudaba Lord Ruthven, inevitablemente veían caer una maldición sobre ellos, pues eran llevados al cadalso o se hundían en la miseria más abyecta.
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
Y bien fuese porque la misma superaba al temor que inspiraba aquel carácter tan singular, o porque las damas se quedaron perturbadas ante su aparente odio del vicio, el caballero no tardó en contar con admiradoras tanto entre las mujeres que se ufanaban de su sexo junto con sus virtudes domésticas, como entre las que las manchaban con sus vicios.
αℓαɳ բαղԵαsตตα
αℓαɳ բαղԵαsตตαcompartió una citahace 6 meses
Apareció en diversas fiestas de los personajes más importantes de la vida nocturna y diurna de la capital inglesa, un noble, más notable por sus peculiaridades que por su rango.
b7589761429
b7589761429compartió una citahace 2 años
alimentaba los sentimientos románticos del honor y el candor, que diariamente arruinan a tantos jóvenes inocentes.
Camilo Ramirez
Camilo Ramirezcompartió una citahace 3 años
Algunos la atribuían a la mirada gris y fija, que penetraba hasta lo más hondo de una conciencia, hasta lo más profundo de un corazón. Aunque lo cierto era que la mirada sólo recaía sobre una mejilla con un rayo de plomo que pesaba sobre la piel que no lograba atravesar.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)