Guillermo Del Toro

El laberinto del Fauno

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    Sois vos— Sois vos— Habéis
    regresado—
    La voz es sibilante y fría. La nube descubre la luna.
    OFELIA
    ¿Hola?—
    La niña ve la silueta de un hombre delgado y extraño.
    OFELIA
    ¿Hola?—
    Su cabeza permanece en la oscuridad, pero son visibles cuatro enormes cuernos…
    Ofelia retrocede, asustada.
    FAUNO
    No os asustéis, os lo ruego—
    Alrededor de él vuelan 2 HADAS más, una AZUL y otra ROJA.
    El hada vuela hacia sus compañeras. Juntas dan vueltas alrededor de la cabeza de Ofelia, formando una corona.
    OFELIA
    Mi nombre es— Ofelia— ¿Quién eres
    tú?—
    De pie, en la penumbra está la figura de un fauno, torcido y siniestro.
    FAUNO
    Yo— yo he tenido tantos nombres…
    Nombres viejos que solo pueden
    pronunciar el viento y los árboles—
    Yo soy el monte, el bosque y la
    tierra…
    (pausa)
    Soy un fauno— Vuestro más humilde
    de vuestros súbditos… majestad.
    Hace una reverencia. Gran parte de su cuerpo está cubierta de musgo y raíces. Las burdas pezuñas y el extraño ángulo de sus patas hacen que su reverencia sea torpe, casi graciosa.
    OFELIA
    N-no— no, yo no— mi padre era
    sastre—
    FAUNO
    Vos sois la princesa Moanna, hija
    del rey de Bethmoora, el reino
    subterráneo—
    (pausa)
    No sois hija de hombre. La luna os
    engendró. En vuestro hombro derecho
    hallaréis una marca que lo
    confirma…
    Ofelia se toca instintivamente el hombro, con expresión de extrañeza.
    FAUNO
    Por todo el mundo vuestro verdadero
    padre hizo abrir portales que
    permitieran vuestro regreso—
    (pausa)
    todos han caído en el olvido, que
    todo lo devora…
    (mismo)
    FAUNO (continuo)
    (señala el pozo a su alrededor)
    Este es el último de ellos…
    Ofelia ha llegado al fondo del pozo seco. El fauno retrocede un par de pasos.
    FAUNO
    Pero debemos asegurarnos de que
    vuestra esencia no se ha perdido…
    que no os habéis vuelto una
    mortal…
    Le entrega un libro (el mismo que viéramos en el prólogo) y-
    FAUNO
    Habréis de pasar tres pruebas antes
    de la luna llena…
    —deposita en el suelo una pequeña BOLSA DE CUERO.
    Ofelia abre el libro.
    FAUNO
    Ese es el libro de las encrucijadas—
    El Fauno abre el macuto para que las hadas entren y retrocede un par de pasos hacia las sombras.
    FAUNO
    Cuando estéis sola, abridlo. Él os
    mostrará vuestro futuro. Os
    mostrará que hacer.
    No importa cuantas hojas pase— todas se funden mágicamente entre sí. Así, el libro tiene miles de páginas y a la vez solo un par. Todas en blanco. Al principio las páginas siguen en blanco, pero poco a poco revela una hermosa imagen: Ofelia y el fauno, hablando.
    Ofelia levanta la vista: el Fauno ha desaparecido. Está sola en el pozo.
    ENCADENA CON:
    Empieza a escucharse una canción.
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    Y todos los días la rosa se
    marchitaba sin poder otorgar sus
    dones a persona alguna…
    Claquea sus mandíbulas con excitación. Se escucha una canción.
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    Porque en los hombres pesa a veces
    más el miedo al dolor que la
    promesa de la inmortalidad…
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    Los ruidos nocturnos mantienen despierta a Ofelia. Las maderas crujen suavemente.
    OFELIA
    (susurra)
    No gruñas, vieja protestona—
    Oye un ruido más fuerte que los demás. Un crujido seco y firme seguido por el suave ulular del viento.
    Escucha algo moverse…
    Intenta despertar a Carmen.
    OFELIA
    Madre— Madre— despierte—
    Es inútil. Un ruidillo rápido y escurridizo. Algo pequeño y rápido se mueve sobre el suelo…
    OFELIA
    Madre— Por favor, Madre— Hay algo
    en la habitación—
    Imposible. Ofelia se levanta y se pone los zapatos lentamente—
    Algo se mueve en las vigas del techo. Ofelia mira hacia arriba— buscando.
    Nada. De pronto algo rápido y tan grande como una mano humana—
    —corre muy cerca de sus pies y se escurre debajo de la cama… Afuera, el viento mece los árboles.
    Algo araña la madera de la cama y tira del edredón.
    Finalmente, el insecto trepa a la cama. Ofelia está asombrada. El insecto palo de color verde se acerca a ella.
    OFELIA
    Hola— ¿me has seguido hasta aquí?
    ¿Eres un hada?
    Toma uno de sus libros de cuentos y lo abre en una ilustración: Es la de una hermosa hada.
    El insecto estudia la ilustración y se yergue, endeble sobre sus patas traseras. Abre y cierra sus alas y gira entonces sobre sí mismo transformándose en un HADA VERDE con forma humanoide y raídas alas membranosas.
    A señas le indica que la siga.
    OFELIA
    ¿Quieres que vaya contigo?
    El hada verde asiente y vuela hasta el pie de la cama, señalando a la ventana.
    OFELIA
    ¿Afuera? ¿A dónde?
    CORTA A:
    29 EXT. LABERINTO - NOCHE

    El hada verde vuela velozmente, Ofelia la sigue de cerca, súbitamente, ¡¡se detiene!!
    Se acercan a las ruinas del laberinto, iluminadas por la luz de la luna.
    30 EXT. PASAJES LABERINTO - NOCHE

    Ofelia recorre los estrechos y misteriosos corredores. Las ramas secas de los árboles, encapsulan largas secciones de los pasajes.
    Árboles y enredaderas, medio fundidas con la roca, sobresalen de nichos resquebrajados.
    Frecuentemente los pasajes están interrumpidos por árboles que han crecido a través de ellos.
    Ofelia busca —y encuentra— al hada.
    Ha llegado a-
    31 INT. ROTONDA EN EL CENTRO DEL LABERINTO - NOCHE

    Ahí, mira como el hada entra a un viejo pozo de piedra, excavado, a ras del suelo, justo a mitad de la rotonda central.
    Ofelia se asoma al interior del pozo. El suelo está tapizado de musgo y agua.
    Una nube oculta la luna.
    Ofelia da un par de pasos hacia el interior, descendiendo por la escalera de caracol
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    Al caer la tarde, en la cima de esa
    montaña florecía todas las noches
    una rosa mágica…
    —el color ámbar se funde con
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    un cielo escarlata—
    —y recortada contra él: una ROSA AZUL. Su espinoso tallo cubre y rodea la escarpada punta de una negra montaña de granito.
    VOZ OFELIA
    … Que otorgaba la inmortalidad…
    Las espinas crecen alrededor de la roca como serpientes que la sofocan.
    VOZ OFELIA
    Pero nadie se atrevía a acercarse a
    ella pues sus numerosas espinas
    estaban envenenadas—
    De pronto, el insecto palo irrumpe en la imagen y vuela muy alto, cruzando el cielo fulgurante y posándose en—
    TRANSICIÓN
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    Hace muchos, muchos años… en un
    país muy lejano y triste…
    Carmen cierra los ojos y escucha la voz de su hija—
    OFELIA
    Existió una enorme montaña de
    piedra negra y áspera…
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    VOZ NARRADOR
    (leyendo en voz alta)
    Y él la esperarla hasta su último
    aliento. Hasta que el mundo dejara
    de girar.
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    VOZ NARRADOR
    Sin embargo, su padre, el Rey,
    sabía que el alma de la princesa
    regresaría…
    Por entre los edificios en ruinas aparece 2 grandes automóviles negros: BENTLEYS y un camión MILITAR.
    Sus brillantes carrocerías atraviesan frente a CÁMARA; llevan todos las insignias y banderas fascistas.
    VOZ NARRADOR
    … quizá en otro cuerpo, en otro
    tiempo y en otro lugar.
    Se dirigen hacia la montaña.
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    VOZ NARRADOR
    Y borró de su memoria cualquier
    indicio del pasado.
    CÁMARA recorre diferentes viñetas de destrucción: Edificios bombardeados. Catedrales Románicas en ruinas.
    VOZ NARRADOR
    La princesa olvidó quién era— de
    donde venía… Su cuerpo sufrió
    frío, enfermedad y dolor.
    (pausa)
    Y al correr de los años… murió.
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    VOZ NARRADOR (continúa)
    … vivía una princesa que soñaba
    con el mundo de los humanos.
    Se adivina apenas la silueta de un castillo— Aquí, ¿un torreón?, Allí, ¿una estatua?, ¿una almena?, ¿ventanas iluminadas? Algunas hojas secas cruzan el cuadro.
    VOZ NARRADOR
    Soñaba con el cielo azul, la brisa
    suave y el brillante sol…
    Finalmente se definen las paredes húmedas de un POZO ARTESANO.
    VOZ NARRADOR
    Un día, burlando toda vigilancia,
    la princesa escapó.
    Una figura femenina en silueta, cruza delante de CÁMARA actuando como cortinilla.
    VOZ NARRADOR
    Una vez en el exterior, la luz del sol
    la cegó…
    withlove_rencompartió una citahace 2 años
    VOZ NARRADOR
    Cuentan que hace mucho, mucho
    tiempo, en el mundo subterráneo,
    donde no existe la mentira ni el
    dolor…
    Cerca de ella, tirado en el suelo, está un libro de cuentos de hadas. El aire mueve sus hojas. Cada vez más rápidamente.
    Nos damos cuenta que las hojas del libro se mueven también hacia atrás hasta que sus tapas se cierran.
    Las pupilas de Ofelia se dilatan.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)