Libros
Facundo Faiura

El Miedo

El temor es un espíritu de la oscuridad que sólo puede ser resistido por la Palabra de Dios. Muchas personas hablan acerca del miedo, pero es necesario comprender que existe una diferencia entre el miedo y el temor. El miedo es una emoción natural que nos protege del peligro, que está basada en algún acontecimiento real. En cambio, el temor es una emoción artificial que responde a un peligro imaginario. En otras palabras, el miedo nos protege y el temor nos limita.

El miedo es una emoción natural en el ser humano y es la base de los sentimientos de ansiedad que en ocasiones hemos vivido. Y cuando este se convierte en una experiencia que nos paraliza, deja de cumplir su función de adaptación al medio.

El miedo debe ser activado sólo para prevenirnos y no para paralizarnos. Por esto, cuando es alimentado con pensamientos incorrectos se vuelve disfuncional y ya no previene, sino que nos bloquea emocionalmente y nos anula en nuestra vida diaria. La Palabra de Dios nos enseña que todo lo que no proviene de la fe es pecado y produce muerte.

Conocer de dónde proviene el temor y aprender a identificarlo nos ayudará a controlarlo. El miedo es como el regulador de nuestra conducta que, si se usa mal, se vuelve en un detonador de pensamientos y emociones negativas que nos anula completamente. cientos de manifestaciones diferentes, cientos de objetos El temor tiene y situaciones que lo activan. Algunas de ellas son: a viajar; a quedarse solos; a fracasar; a llegar a viejo; a la oscuridad, al rechazo; al encierro; a las multitudes; a las

alturas, etc.

Es natural, cuando sentimos temor, empezar a dudar de todo aquello que pensamos o realizamos. Y perdemos mucho tiempo al intentar asegurarnos de que lo elegido es lo correcto o lo más eficaz, invirtiendo un tiempo innecesario que en condiciones normales no desperdiciaríamos, porque estaríamos más seguros y confiados. Nuestros pensamientos comienzan a entorpecernos y las decisiones sencillas se complican, porque ya no confiamos en nuestras habilidades. Podemos decir que el temor nos incapacita para realizar actos o alcanzar aquello que deseamos, porque nos inhabilita para decidir. Hasta puede llevarnos a cometer errores que en un estado de mayor tranquilidad no haríamos e incluso a permanecer en un estado de incertidumbre total impidiéndonos tomar alguna decisión.

Los temores que sentimos surgen porque estamos aceptando la mentira del enemigo en nuestra mente; por esto, cuando el temor quiera apoderarse de nosotros es importantísimo que nos enfoquemos en las verdades de Dios. Pues en ellas hallaremos fortaleza, verdad, seguridad y libertad para confiar en que todo estará bien más allá de

las circunstancias. El plan de Dios es tener un pueblo victorioso.

Él mismo hizo pacto con Israel y nos prometió: «Jehová derrotará a tus enemigos que se levantan contra ti; por un camino saldrán contra ti; y por siete caminos huirán delante de ti» (Deuteronomio 28:7).

Hoy, la voz profética es activada para derribar toda intimidación que el espíritu de temor ha sembrado en la sociedad, y aún en la iglesia de Jesucristo. Donde sus hijos nos levantamos para poner en orden nuestro altar con Dios esperando con desesperación que el fuego del Espíritu Santo descienda y avive cada vida.
46 páginas impresas
Editorial
BookBaby

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)