Xavier Monteys

La habitación

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Es habitual que en los libros de teoría e historia de la arquitectura las viviendas aparezcan representadas únicamente por sus salas de estar, dejando de lado el resto de habitaciones. Pareciera que, a pesar de su mayor número, el dormitorio no tuviera trascendencia alguna en una vivienda. Sencillamente no se piensa en él. El predominio de la sala de estar sobre cualquier otro tipo de estancia limita el potencial que podría tener la vivienda contemporánea. Este ensayo aboga por una casa con mayor sentido y complejidad y, a través de la reflexión en torno a la habitación con usos diversos, defiende la ambigüedad y la no especialización de los espacios domésticos.
Para ello Xavier Monteys recurre a una colección variada de estancias de procedencia heterogénea. Encontramos habitaciones ante las que se ha desempolvado la mirada para volver a observarlas, otras extraídas de algunos textos literarios o sacadas de lienzos de exposiciones y museos, y otras procedentes de instalaciones y experimentos realizados por artistas contemporáneos. El conjunto se convierte en una casa con muchas habitaciones que permiten diferentes modos de vida y por la que podemos transitar de un modo imaginario y, sobre todo, desencadenar un flujo de nuevas miradas que transformen nuestra concepción reduccionista de la vivienda contemporánea.
Este libro no está disponible por el momento.
241 páginas impresas
Publicación original
2015
Año de publicación
2015
Editorial
Editorial GG
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Itzel Casaña Florescompartió una citahace 2 meses
    parece convertirse en el ojo de la habitación, como un cuadro dentro del cuadro.
    Itzel Casaña Florescompartió una citahace 2 meses
    Podría definirse la vista desde la ventana como un género en la pintura.
    Itzel Casaña Florescompartió una citahace 2 meses
    Como espacio, la calle no es tanto la suma de los elementos que contiene —aceras, bancos, farolas, árboles, kioscos o fuentes—, como aquello que queda definido por las fachadas que la ciñen. Y eso es precisamente lo que define ese espacio, precisamente aquello que, según Le Corbusier, permitía enjuiciarlas negativamente como rue corridor: las fachadas les otorgan su aspecto y su dimensión.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)