Citas de “Lo que dices, recibes” de Don Gossett

Pequeño Nij
Pequeño Nijcompartió una citahace 2 años
Tú haces el pedido y Jesús la donación. Tú predicas, y Jesús confirma la palabra. Tú dices, y Jesús hace.
Noemi Baez
Noemi Baezcompartió una citahace 7 días
Yo creo que obtenemos todo lo que pedimos porque Dios siempre cumple su Palabra, y su Palabra dice que cualquiera que «creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho» (Marcos 11: 23).
«Todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.»
Eduardo Hernandez
Eduardo Hernandezcompartió una citahace 7 meses
MI LISTA DE NUNCA MASES
Nunca Más confesaré «no puedo", porque «todo lo puedo
Malena Baez
Malena Baezcompartió una citahace 5 días
Nunca Más confesaré pobreza, porque «mi Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4: 19)

Nunca Más confesaré temor, porque «Dios no me ha dado el espíritu de cobardía, sino de poder, de amor, y de dominio propio» (2 Timoteo 1: 7).

Nunca Más confesaré duda y falta de fe, porque «Dios ha dado a todas sus criaturas la medida de la fe» (Romanos 12: 3).

Nunca Más confesaré debilidad, porque «Jehová es la fortaleza de mi vida» (Salmo 27: 1), y « el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará» (Daniel 11: 32).

Nunca Más confesaré que Satanás gobierna mi vida, «porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo» (1 Juan 4: 4).

Nunca Más confesaré derrota, «Dios siempre me lleva en triunfo en Cristo Jesús» (2 Corintios 2: 14).

Nunca Mas confesaré falta de entendimiento, porque « Dios ha hecho también que Cristo sea nuestra sabiduría» (1 Corintios 1: 30).

Nunca Más confesaré enfermedad, porque « por su llaga fui curado» (Isaías 53: 5), y Jesús « mismo tomó mis enfermedades y llevó mis dolencias» (Mateo 8: 17).

Nunca Más confesaré pesares y frustraciones, porque estoy «echando toda mi ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de mí»
Malena Baez
Malena Baezcompartió una citahace 5 días
MI LISTA DE NUNCA MASES

Nunca Más confesaré «no puedo", porque «todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Filipense
Noemi Baez
Noemi Baezcompartió una citahace 7 días
Capítulo Uno

CÓMO FUE QUE DESCUBRÍ EL PODER DE LO QUE TU DICES

El año en que descubrí la importancia de lo que muchos llaman «simples» palabras fue el año más aciago de toda mi vida; todo ese año estuvo repleto de penas y problemas.
Llegó agosto, y el día 16 de ese mes nació nuestra hija Juanita Micaela. Fue un parto muy difícil para mi esposa. Nuestro médico se encontraba ausente y el que lo sustituyó era un alcohólico empedernido que se presentó cuando mi esposa arribó al hospital; sin embargo en el preciso momento del alumbramiento no pudo asistirla porque estaba bebiendo.
Mi esposa tuvo que permanecer mucho tiempo en la sala de partos mientras que las enfermeras trataban desesperadamente de localizar a un médico. Percibí que una crisis se cernía en el ambiente y me puse a orar con todas las fuerzas de mi alma.
Finalmente, encontraron un doctor, y nació Juanita. No obstante, se notó luego que ella no estaba bien ni era saludable como lo habían sido nuestros otros hijos.
Supimos por el médico que mi esposa había sufrido una deficiencia de calcio muy aguda durante el embarazo. La madre había absorbido todo el calcio de la criatura, causando deformidad y ablandamiento de los huesos de las manos y pies del bebé. El creía que con masajes apropiados podría corregirse la deformidad de las manos, pero los pies torcidos en la forma como los tenía Juanita al nacer eran muy difíciles de enderezar, aun con operación. Para colmo, la niña tenía un problema en las vías respiratorias y ante todo eso el doctor ni aseguraba de que viviría. Era muy crítica la condición de la niña.
Se le enyesaron los pies a Juanita, se la colocó en una incubadora debido a su problema respiratorio y se le designó una enfermera especial para que le diese masajes en las manos diariamente. Tuvimos que dejarla en el hospital cuando mi esposa regresó a casa.
Debido al mal alumbramiento, mi esposa se hallaba muy delicada y por lo tanto sólo yo podía ir al hospital todos los días para ver a nuestra niña. Entonces me sentaba al lado de la incubadora a observarla como pataleaba con sus piececitos, haciendo entrechocar el enyesado. Sólo me era permitido tomarla en brazos por unos preciosos minutos, el resto del tiempo me pasaba orando, pidiéndole a Dios que se apiadara de mi criaturita y le concediera salud y vigor.
Por fin, pudimos traer a Juanita a casa. Se me oprimía el corazón al sentir el ruido del yeso cuando sus pequeños pies pataleaban. Me parecía que Dios le estuviese permitiendo al diablo que probase hasta el máximo nuestra fe y dedicación.
Durante este tiempo mi esposa fue atacada de fiebre reumática. Nuestro médico diagnosticó que la causa de la enfermedad era derivada de la misma deficiencia de calcio, que originó la deformación de los pies de Juanita.
Tuve que abandonar el evangelismo y dedicarme enteramente al cuidado de mi esposa y nuestros tres hijos. Además de Juanita, teníamos también a nuestro hijo de dos años, Miguel, y a nuestra hija de un año, Judit. Así, teniendo tres niños que alimentar, preparaba los biberones de una sola vez para los tres. A pesar de la condición de Juanita, siempre pensaba al contemplarlos, ¡qué hermosa vista ofrecían los tres niños que Dios nos había dado!
La adversidad de estos días nos unió más que nunca al Señor a mi esposa y a mí. Nos pasábamos estudiando la Biblia hasta profundizarla, y leíamos muchos libros edificantes, folletos y revistas.
Algunas semanas después de traer a Juanita a casa, sus pies se desarrollaron tan rápidamente que fue necesario reemplazar el enyesado por otro más grande. Cuando el doctor Graham, nuestro médico, le quitó el enyesado, los pies de Juanita se vieron perfectamente derechos.
El doctor Graham nos dijo sorprendido que él nunca había visto un caso de pies torcidos que se enderezasen en forma tan completa. En efecto, añadió: «Ella nació tan delicada que eran muy pocas las esperanzas de que sobreviviese. Ahora está completamente bien. Sus dos pies son perfectamente normales y su respiración es buena. Sólo puedo decir que todo esto me hace inmensamente feliz.»
Aunque sabíamos que lo que presenciábamos era obra de un milagro, el hecho de que mi esposa continuaba sufriendo de fiebre reumática no nos permitía disfrutar enteramente la alegría de ese milagro. Cada día empeoraba y sus dolores la atormentaban a tal extremo que llegamos a creer que nuestra niña, a pesar de haber sido tocada por un milagro, perdería a su madre.
Transcurrieron semanas, y no teniendo ningún ingreso pecuniario, tuve que hipotecar los muebles, pero el dinero así conseguido se esfumó rápidamente. En vista de su condición física, no podía dejar sola a mi esposa y tampoco tenía dinero para contratar a una persona para que la cuidara. Una y otra vez me puse a invocar la ayuda y misericordia de Dios, con todas las fuerzas de mi alma.
Una tarde, que nunca olvidaré, estaba leyéndole a mi esposa el Salmo 27, cuando de pronto el Espíritu Santo me iluminó el entendimiento y me hizo ver claro el profundo significado de esta escritura. Me volví emocionado hacia mi esposa y le dije: —Querida, ¿ lo oíste ?
—¿ Oí qué, Don ?
Ella había dejado vagar su pensamiento mientras yo leía, por lo cual no podía culparla. Habiendo permanecido en cama por meses padeciendo de fiebre reumática, su piel se había descolorido y sus extremidades inferiores se presentaban hinchadas hasta la deformidad; por lo tanto, todo su vigor iba disminuyendo gradual y visiblemente. Aunque muchos de nuestros amigos habían venido a visitarnos y a orar por ella, no se notaba ninguna mejoría. Tan triste era su estado físico que yo vivía con el temor de que el ángel de la muerte ya estaba ante nuestra puerta. Sin duda, nuestra fe era sometida a una verdadera prueba.
Aquella noche, ella me miró sorprendida y yo salté de mi silla repitiendo el primer versículo del Salmo 27: «Jehová es la fortaleza de mi vida.» Al momento en que estas maravillosas palabras se adueñaron de mi pensamiento y de mi espíritu tomando vida, corrí a abrazar a mi esposa repitiéndole nuevamente: —Querida, escucha lo que dice la Biblia. Jehová es la fortaleza de tu vida.
Pausadamente ella repitió estas palabras en voz alta: —Jehová es la fortaleza de mi vida.
A medida que el Espíritu Santo se apoderaba de ella mediante la repetición de estas palabras, su faz se iba transfigurando. Su mirada sombría desapareció y con una entonación que hacía mucho tiempo no escuchaba en su voz, exclamó: —¡Sí, ya me doy cuenta. Jehová es la fortaleza de mi vida!
Una profunda alegría que hacía muchos meses no sentía, me invadió por completo. Mal podía sostenerme en pie, pero continuaba repitiendo: — ¡Querida, si Dios es la fortaleza de tu vida, entonces no necesitas continuar en esa cama! ¡No tienes que estar enferma o sentirte débil! ¡En el nombre de Jesús, levántate y anda!
—¿ Levantarme y caminar, después de tantos meses en cama ?
Su rostro expresaba perplejidad. Luego, demostrando su confianza, fue vistiéndose despacito. Un rayo de fe reemplazaba ahora la duda y perplejidad de su rostro. Incorporándose, aunque con mucha dificultad, exclamó llena de gozo: —¡Jehová es la fortaleza de mi vida !
Claramente observé mientras se levantaba que sufría horriblemente y que sus pies continuaban hinchados cuando los colocó en el suelo. Pero ahora se olvidaba de sí misma y no le importaba cómo se sentía. Se entregaba totalmente a la sabiduría infalible de la Palabra de Dios. Llena de optimismo repetía: «Jehová es la fortaleza de mi vida,» invocando la fuerza de Dios para curar su debilitado cuerpo.
Dejó el lecho, caminó sin vacilación repitiendo llena de alegría: «¡Jehová es la fortaleza de mi vida!»
Cuanto más mi esposa repetía estas palabras divinas tanto más fuerzas recibía de Dios. Ante nuestra mirada atónita desaparecieron sus dolores, disminuyó la hinchazón de los pies y recobró el color.
Dos médicos comprobaron que se había curado de la fiebre reumática que por tanto tiempo la tuvo postrada. Nunca más hasta el día de hoy ha vuelto a sufrir de aquella horrible enfermedad.
La noche en que mi esposa se curó de la fiebre reumática fue cuando descubrí que «Lo que dices, recibes".
Yo creo que obtenemos todo lo que pedimos porque Dios siempre cumple su Palabra, y su Palabra dice que cualquiera que «creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho» (Marcos 11: 23).
«Todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.» Esa es una maravillosa promesa de la Biblia. Pena fue que me demorase tanto en descubrirla. David dijo: «El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustias» (Proverbios 21: 23). Y Jesús dijo: «Que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado"(Mateo 12: 36, 37).
No obstante estar tan familiarizado con estas citas bíblicas no sé cómo nunca se me ocurrió que la promesa: «Lo que diga le será hecho,» era una espada de dos filos: bien podía servirme o herirme, dependiendo de lo que yo dijese.
Un día, en 1961, Dios habló conmigo, en la misma forma como habló a su pueblo hace mucho tiempo. Citando las Sagradas Escrituras, él dijo: «Habéis hecho cansar a Jehová con vuestras palabras» (Malaquías 2 : 17). Luego, se dirigió nuevamente a mí diciendo: «Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová,, (Malaquías 3: 13). ¡Quedé estupefacto! ¿ Cómo podía yo haber irritado al Señor ? No podía siquiera imaginar cómo es que mis palabras pudieron ser irritantes para él. ¡Seguramente yo nunca podía haber dicho nada contra mi Señor!
Mientras meditaba sobre lo que el Señor tal vez quería decirme, el Espíritu Santo, nuestro Gran Maestro, llamó mi atención sobre el hecho de que me había acostumbrado a hablar en una forma negativa. Constantemente usaba frases tales como «no puedo» y «temo,» cuando la Palabra de Dios me decía: «Puedo» y «No temas". Así pues, mis palabras no armonizaban con la PALABRA DE DIOS; ¡estaban en desacuerdo con el Señor!
«¿ Andarán dos juntos, si no estuvieren de acuerdo ?» Consulté a Amós 3: 3. Descubrí entonces que yo nunca podría caminar junto a Dios, y obtener sus bendiciones, triunfos y abundantes dádivas si no estaba de acuerdo con la Palabra de Dios. Por lo tanto aquí era donde residía el secreto: Yo tenía que estar de acuerdo con Dios. Tenía que decir lo que Dios decía respecto a mi vida; necesitaba decir lo que él decía de mi salud, de mis finanzas, de mi fortaleza, de mi unción, de mi poder, y de todas las bendiciones que él me había prometido en su Palabra.
Cuando el Espíritu Santo me reprochó, me vi por él impelido a escribir en mi diario, para mi propia admonición, mi «Lista de nunca mases» la cual aparece al final de este capítulo. En esa ocasión, no me hubiera imaginado que más tarde, el Espíritu Santo me impulsaría a publicar esta «Lista de nunca mases» en muchos idiomas para compartirla con centenares de miles de personas de todo el mundo.
Alabado sea Dios. Es verdad que si crees lo que dices, lo que dices te será hecho. Si tú dices: «No puedo pagar mis deudas,» por ejemplo, de hecho tú no podrás pagar tus cuentas, aun cuando la Palabra de Dios dice: «Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4: 19). Pero si cambias tu forma negativa de hablar (y pensar), y crees firmemente en las promesas de Dios recibirás el milagro financiero que esperabas.
Todo este libro trata de cómo obtener todo cuanto dices. ¡Pero antes de explicarte cómo obtener lo que dices, deseo sintetizar en pocas palabras la siguiente advertencia: Puesto que lo que pides es lo que recibes, nunca pidas nada que en realidad no deseas recibir. Para ayudarte a corregir cualquier forma negativa de hablar, tal vez te sirva comenzar por donde yo comencé: con mi «Lista de nunca mases".
MI LISTA DE NUNCA MASES
Nunca Más confesaré «no puedo", porque «todo lo puedo en Cristo que me fortalece» (Filipenses 4: 13)
Nunca Más confesaré pobreza, porque «mi Dios suplirá todo lo que me falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4: 19)
Nunca Más confesaré temor, porque «Dios no me ha dado el espíritu de cobardía, sino de poder, de amor, y de dominio propio» (2 Timoteo 1: 7).
Nunca Más confesaré duda y falta de fe, porque «Dios ha dado a todas sus criaturas la medida de la fe» (Romanos 12: 3).
Nunca Más confesaré debilidad, porque «Jehová es la fortaleza de mi vida» (Salmo 27: 1), y « el pueblo que conoce a su Dios se esforzará y actuará» (Daniel 11: 32).
Nunca Más confesaré que Satanás gobierna mi vida, «porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo» (1 Juan 4: 4).
Nunca Más confesaré derrota, «Dios siempre me lleva en triunfo en Cristo Jesús» (2 Corintios 2: 14).
Nunca Mas confesaré falta de entendimiento, porque « Dios ha hecho también que Cristo sea nuestra sabiduría» (1 Corintios 1: 30).
Nunca Más confesaré enfermedad, porque « por su llaga fui curado» (Isaías 53: 5), y Jesús « mismo tomó mis enfermedades y llevó mis dolencias» (Mateo 8: 17).
Nunca Más confesaré pesares y frustraciones, porque estoy «echando toda mi ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de mí» (1 Pedro 5: 7). Con Cristo estoy «libre de preocupaciones".
Nunca Más confesaré esclavitud, « porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad» (2 Corintios 3: 17). ¡Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo!
Nunca Más confesaré condenación, porque « no existe la condenación para aquellos que están en Cristo» (Romanos 8: 1). Yo estoy en Cristo; por lo tanto, estoy libre de condenación
Noemi Baez
Noemi Baezcompartió una citahace 7 días
nunca pidas nada que en realidad no deseas recibir.
Noemi Baez
Noemi Baezcompartió una citahace 7 días
Es verdad que si crees lo que dices, lo que dices te será hecho. Si tú dices: «No puedo pagar mis deudas,» por ejemplo, de hecho tú no podrás pagar tus cuentas, aun cuando la Palabra de Dios dice: «Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús» (Filipenses 4: 19). Pero si cambias tu forma negativa de hablar (y pensar), y crees firmemente en las promesas de Dios recibirás el milagro financiero que esperabas.
Noemi Baez
Noemi Baezcompartió una citahace 7 días
Lo que diga le será hecho,» era una espada de dos filos: bien podía servirme o herirme, dependiendo de lo que yo dijese.
Noemi Baez
Noemi Baezcompartió una citahace 7 días
«Que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado"(Mateo 12: 36, 37)
b0551518663
b0551518663compartió una citael año pasado
Así como los hijos naturales del universo tienen que aprender a caminar sin ser derribados por la ley de la gravedad, así también los hijos sobrenaturales de Dios tienen que aprender a manejar sus leyes sobrenaturales sin ser derribados por sus leyes naturales
b0551518663
b0551518663compartió una citael año pasado
MI LISTA DE NUNCA MASES

Leer hasta comprender

b0551518663
b0551518663compartió una citael año pasado
Yo tenía que estar de acuerdo con Dios. Tenía que decir lo que Dios decía respecto a mi vida; necesitaba decir lo que él decía de mi salud, de mis finanzas, de mi fortaleza, de mi unción, de mi poder, y de todas las bendiciones que él me había prometido en su Palabra.
NancyECO
NancyECOcompartió una citael año pasado
Por sus llagas yo estoy curado.»
Andrés López
Andrés Lópezcompartió una citael año pasado
«creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho» (Marcos 11: 23).
b3123953737
b3123953737compartió una citael año pasado
Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido (Juan 16 :24).
b3123953737
b3123953737compartió una citael año pasado
Todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé (Juan 15 :16).
b3123953737
b3123953737compartió una citael año pasado
El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre (Juan 14 :12).
b3123953737
b3123953737compartió una citael año pasado
y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán (Marcos 16 :17-18).
b3123953737
b3123953737compartió una citael año pasado
Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. (Marcos 11 :22-24).
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)