George R. R. Martin

Danza de dragones

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Ivonne Suárezcompartió una citahace 4 años
    En las manos adecuadas, un libro puede ser tan peligroso como una espada
    THE. womancompartió una citahace 5 años
    El hombre no ha nacido para despegarse de la tierra. Si se pasa mucho tiempo en las nubes, ya no quiere volver a bajar.
    Rhardycompartió una citael año pasado
    A los hombres se los mata por el mal que han consumado, no por el que tal vez perpetren algún día
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Pero la niña que era en el fondo anhelaba poesía, pasión y risas—. Quiere fuego, y Dorne le envía barro.» El barro servía para hacer cataplasmas contra la fiebre; para plantar semillas y obtener una cosecha con que alimentar a tus hijos; el barro podía nutrir, mientras que el fuego solo consumía, pero los necios, los niños y las muchachas siempre preferían el fuego.
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Casi todos habían sido simples hombres: más fuertes y rápidos que la mayoría, más hábiles con la espada y el escudo, y no obstante, presas del orgullo, la ambición, la lujuria, el amor, la ira, los celos, la codicia, el hambre de poder y los demás defectos que aquejaban al común de los mortales.
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Hobb ha preparado vino caliente con clavo y canela
    Rhardycompartió una citael año pasado
    habían impuesto la rutina y el aburrimiento, enemigos mortales de la disciplina
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Las torres cilíndricas y las semicirculares protegían mejor de los ataques con catapultas, ya que era más probable que las piedras se desviaran contra una pared curva, pero el Árbol de los Cuervos se había erigido antes de que los constructores cayeran en la cuenta
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Bajo él, el barco crujía y gemía como un gordo estreñido que se esforzara por cagar
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Bajo él, el barco crujía y gemía como un
    Rhardycompartió una citael año pasado
    «Un hombre solo puede ser valiente cuando tiene miedo», le había dicho su padre hacía ya mucho tiempo, el día que encontraron los cachorros de huargo en la nieve de verano.
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Un lector vive mil vidas antes de morir —dijo Jojen—. Aquel que nunca lee vive solo una. Los cantores del bosque no tenían libros. Ni tinta, ni pergaminos, ni escritura
    Rhardycompartió una citael año pasado
    ocupara el difunto herrero de la Guardia. Tal vez no se considerase digno de la Torre del Rey, o tal vez no le importara. Cometía un error: la humildad afectada de la juventud era en realidad otro tipo de arrogancia. Un gobernante no debía evitar el ornato del poder, porque el poder mismo emanaba en buena parte de aquel ornato
    Rhardycompartió una citael año pasado
    no quedaba más que una puerta rota que se abría como una boca desdentada de anciano
    Rhardycompartió una citael año pasado
    después, a un lodo blando y húmedo color caca de bebé
    Rhardycompartió una citael año pasado
    No todo el mundo es lo que aparenta, y los príncipes tienen más motivo que nadie para desconfiar, pero si te extralimitas, la desconfianza te envenenará, te amargará y te hará tener miedo de todo. —«Eso le pasó al rey Aerys. Hacia el final fue obvio hasta para Rhaegar»—. Lo mejor es un término medio. Que los hombres se ganen tu confianza con servicios leales, sí, pero cuando lo hagan, sé generoso y abre tu corazón
    Rhardycompartió una citael año pasado
    importa un pedo de titiritero si vivo o muero
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Se lo sirvieron en una hogaza de pan duro vaciada. Abundaban los puerros, las zanahorias, la cebada y los nabos, tanto blancos como amarillos, y además llevaba almejas, bacalao y cangrejo, todo ello en un caldo espeso de nata y mantequilla. Era el guiso ideal para calentar a cualquiera hasta los huesos, lo ideal para aquella noche fría y húmeda
    Rhardycompartió una citael año pasado
    Ningún muro es más fuerte que los hombres que lo defienden». Los
    Rhardycompartió una citael año pasado
    El enano se volvió para hundir los restos de nariz en las almohadas de seda. El sueño se abrió ante él como un foso, y se lanzó sin dudarlo para que lo engullera la oscuridad
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)