Curtis Sittenfeld

Sin compromiso

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Mónica Esparzacompartió una citahace 3 años
    —Me han roto el corazón —dijo, porque parecía la manera más concisa de comunicarlo.

    —Ay, cariño. —La mujer negó con la cabeza—. ¿Y a quién no?
    Laura Cabrera Sierracompartió una citahace 2 años
    Cuando lo conociste eras muy muy joven.
    Laura Cabrera Sierracompartió una citahace 2 años
    Igual eso no suena romántico, ¿verdad? Pero era auténtico
    Laura Cabrera Sierracompartió una citahace 2 años
    —Aun cuando no hubieses jodido a Jasper y a Jane, jamás querría que fueses mi novio. Y aun cuando no me hubieses insultado a propósito de mi aspecto, mi personalidad y mi familia, y aun cuando no hubieses achacado tu interés por mí a las hormonas…, aun en el caso de que hubieses expresado tu atracción por mí como un ser humano normal, no querría.
    Laura Cabrera Sierracompartió una citahace 2 años
    Tal vez eres periodista porque así tienes una justificación profesional para ser una cotilla.
    Laura Cabrera Sierracompartió una citahace 2 años
    hasta un reloj averiado da bien la hora dos veces al día.
    Beth Luriiacompartió una citahace 3 años
    —Existe la creencia de que cuidar a alguien o dejar que alguien te cuide… son cosas inherentemente antifeministas. No estoy de acuerdo. No hay que avergonzarse de entregarse a otra persona, siempre que el otro se entregue a ti por su parte.
    Sofiacompartió una citahace 3 años
    Si Mary tiene un amigo o una amiga que no se atreve a traer a cenar, sería una pena —comentó el señor Bennet—. Porque su pareja se merece sufrir tanto como el resto de la familia.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    Liz, la TS entre Darcy y tú amenaza con reducir el norte de California a una bola de fuego. Tu deber es salvarnos a todos metiéndote en la cama con él
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    Existe la creencia de que cuidar a alguien o dejar que alguien te cuide… son cosas inherentemente antifeministas. No estoy de acuerdo. No hay que avergonzarse de entregarse a otra persona, siempre que el otro se entregue a ti por su parte.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    Le pareció a un tiempo un desconocido y alguien a quien conociese muy bien; también les quedaban un montón de cosas que decirse y a la vez ninguna
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    —Si tienes que preguntarle a alguien si es un poco putilla, seguramente la respuesta es que sí.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    se lo cruzó: alto, sereno y sudoroso solo lo justo, seguramente ocupado en sus arrogantes pensamientos pero con un aspecto tan injustamente atractivo que los órganos internos de Liz se sobresaltaron un poco.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    Tenía en la cara una expresión difícil de descifrar, y Liz se empecinó en no ruborizarse.
    —Nos vemos —le dijo.
    ¿Estaba contento? ¿Preocupado? ¿Apabullado? Imposible saberlo.
    —Dalo por hecho —le respondió.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    Para la gente en general, que no tiene ni idea de que eres un elitista condescendiente de tomo y lomo, eres un caramelo
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    Tantos años (¡la totalidad de su vida adulta hasta la fecha!) desperdiciada en aquel hombre. Y ella tenía mucha más culpa que él. ¿Sería fácil o difícil para ella liberarse de aquello?
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    ofenderse el uno al otro nunca había supuesto una amenaza hipotética, sino que era más bien la base de su relación.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    Jane, hasta un yogui se cabrea cuando se da el caso de que su novio carece de las más mínimas habilidades comunicativas.
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    hasta un reloj averiado da bien la hora dos veces al día
    Alejandra Arévalocompartió una citahace 3 años
    A pesar de que ella daba por hecho que se casarían, sus conversaciones al respecto siempre estuvieron impregnadas de un toque agridulce que, en retrospectiva, reconoció como una especie de advertencia. No era que no sintiesen afecto el uno por el otro; era más bien que las circunstancias de la vida los hacían incompatibles
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)