José María Arguedas

La agonía de Rasu-Ñiti y otros cuentos

    Andrés Sin Carne de Rescompartió una citahace 3 años
    Pero había un poco como de espanto en su rostro; algunos siervos se reían de verlo así, otros lo compadecían. «Huérfano de huérfanos; hijo del viento de la luna debe ser el frío de sus ojos, el corazón pura tristeza», había dicho la mestiza cocinera, viéndolo.
    b9551158400compartió una citahace 7 meses
    . Rasu-Ñiti: que aplasta nieve.
    LUDWING FEDERICO BERNAL YÁBARcompartió una citahace 2 años
    El mundo a veces guarda un silencio cuyo sentido solo alguien percibe
    Mayra Ramoscompartió una citahace 3 años
    Las lenguas –como las culturas– poco evolucionadas son más rígidas, y tal rigidez constituye prueba de flaqueza y de riesgo de extinción, como bien lo sabemos.
    Mayra Ramoscompartió una citahace 3 años
    «Huérfano de huérfanos; hijo del viento de la luna debe ser el frío de sus ojos, el corazón pura tristeza»
    Mayra Ramoscompartió una citahace 3 años
    Contemplando sus ojos negros, oyendo su risa, mirándola desde lejitos, era casi feliz, porque mi amor por Justina fue un «warma kuyay»
    Mayra Ramoscompartió una citahace 3 años
    –¡Yo te quiero niñacha, yo te quiero!

    Y una ternura sin igual, pura, dulce, como la luz en esa quebrada madre, alumbró mi vida.
    Mayra Ramoscompartió una citahace 3 años
    –Ese puntito negro que está al medio es Justina. Y yo la quiero, mi corazón tiembla cuando ella se ríe, llora cuando sus ojos miran al Kutu. ¿Por qué, pues, me muero por ese puntito negro?
    Mayra Ramoscompartió una citahace 3 años
    –¡Don Froylán! ¡Es malo! Los que tienen hacienda son malos; hacen llorar a los indios como tú; se llevan las vaquitas de los otros, o las matan de hambre en su corral.
    Mayra Ramoscompartió una citahace 3 años
    –¡Si te cayeras de pecho, tayta Chawala, nos moriríamos todos!
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)