Cuentos de amor, Emilia Pardo Bazán
Gratis
Emilia Pardo Bazán

Cuentos de amor

Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citael año pasado
La niña no se apartaba del jardín, y a cada ruido del viento en las hojas pensaba ver aparecerse al desconocido, bizarro, galán, diciendo de perlas lo que de oro escribía.
Monserrat González
Monserrat Gonzálezcompartió una citahace 2 años
-También a mí me ha querido, ¡y mucho!, ¡y desinteresadamente!, una mujer preciosa…
Linda Martínez Rivera
Linda Martínez Riveracompartió una citahace 2 años
Al fin, Eva soltó a la víctima y la contempló… El Amor ni respiraba ni se rebullía; estaba muerto, tan muerto como mi abuela.

Al punto mismo que se cercioraba de esto, la criminal percibió un dolor terrible, extraño, inexplicable, algo como una ola de sangre que ascendía a su cerebro, y como un aro de hierro que oprimía gradualmente su pecho, asfixiándola. Comprendió lo que sucedía…

El Amor a quien creía tener en brazos, estaba más adentro, en su mismo corazón, y Eva, al asesinarle, se había suicidado.
nathalie vargas muñoz
nathalie vargas muñozcompartió una citahace 2 meses
El Amor a quien creía tener en brazos, estaba más adentro, en su mismo corazón, y Eva, al asesinarle, se había suicidado.
nathalie vargas muñoz
nathalie vargas muñozcompartió una citahace 2 meses
No había remedio; tenía que asesinarle si quería vivir digna, respetada, libre… ,
janisestefanialazo
janisestefanialazocompartió una citahace 4 meses
las fibras más íntimas de su ser, conoció la inocentona de Marta que aquel fatal viajero era el Amor, y que había abierto la puerta, sin pensarlo, al dictador cruelísimo del orbe.
Brenda GaSu
Brenda GaSucompartió una citahace 5 meses
Eva se conocía bien, no porque fuese muy reflexiva, sino porque poseía instinto sagaz y certero; y conociéndose, sabía que era capaz de engatusar con maulas y zalamerías al mismo diablo, que no al Amor, de suyo inflamable y fácil de seducir. Propúsose, pues, chasquear al Amor, y desembarazarse de él sobre seguro y traicioneramente, asesinándole
Brenda GaSu
Brenda GaSucompartió una citahace 5 meses
Eva se conocía bien, no porque fuese muy reflexiva, sino porque poseía instinto sagaz y certero; y conociéndose, sabía que era capaz de engatusar con maulas y zalamerías al mismo diablo, que no al Amor, de suyo inflamable y fácil de seducir. Propúsose, pues, chasquear al Amor, y desembarazarse de él sobre seguro y traicioneramente, asesinándole
Jennyfer Márquez
Jennyfer Márquezcompartió una citahace 5 meses
-También a mí me ha querido, ¡y mucho!, ¡y desinteresadamente!, una mujer preciosa…
Anna Reyes
Anna Reyescompartió una citahace 5 meses
Empezó poniendo tierra en medio, viajando para romper el hechizo que sujeta al alma a los lugares donde por primera vez se nos aparece el Amor.
Jennyfer Márquez
Jennyfer Márquezcompartió una citahace 6 meses
Aquella luz no se apagaba jamás.
Jennyfer Márquez
Jennyfer Márquezcompartió una citahace 6 meses
me había cautivado un alma
Jennyfer Márquez
Jennyfer Márquezcompartió una citahace 6 meses
El Amor a quien creía tener en brazos, estaba más adentro, en su mismo corazón, y Eva, al asesinarle, se había suicidado.
melddg
melddgcompartió una citahace 6 meses
-Si querías huir de mí -dije a la máscara, estrechándola de cerca-, ¿por qué me miraste con esos ojos que me inflamaron el corazón?
melddg
melddgcompartió una citahace 6 meses
con el espíritu se puede seducir a las mujeres que tienen espíritu también!».
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citael año pasado
Y mi corazón agradecía a la muerta el delicado refinamiento de haberlas guardado allí, como testimonio de su pasión, como codicilo en que me legaba su ternura.
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citael año pasado
hasta las alusiones a detalles íntimos, de esos que sólo pueden conocer dos personas en el mundo.
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citael año pasado
La santita pecó contra la poesía y contra los sueños divinos del amor irrealizable. Don Juan, creyendo en su abnegación eterna, era, de los dos, el verdadero soñador
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citael año pasado
ninguno comprendió que la niña se había muerto por cometer la imprudencia de dar asilo en su pecho a un corazón perdido en la calle
Valentina Vásquez Contreras
Valentina Vásquez Contrerascompartió una citael año pasado
Y habéis de saber que sólo al oír esta declaración franca, sólo al sentir que se desgarraban las fibras más íntimas de su ser, conoció la inocentona de Marta que aquel fatal viajero era el Amor, y que había abierto la puerta, sin pensarlo, al dictador cruelísimo del orbe
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)