Miguel Ángel Almodovar Martín

Fibromialgia y síndrome de fatiga crónica

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
b7158974687compartió una citahace 3 años
en primer lugar porque a partir de cierta edad decrece bruscamente la producción de determinadas sustancias que fabrica nuestro organismo; en segundo, porque los alimentos ya no poseen la cantidad de nutrientes que les eran propias, y, finalmente, porque en las últimas décadas se han modificado sustancialmente los hábitos dietéticos y los usos gastronómicos.
b7158974687compartió una citahace 3 años
Respecto al primer punto, hay poco que explicar. El paso del tiempo, los años, van pasando factura y la producción de ciertas sustancias fundamentales, como son la melatonina o la coenzima Q-10, cae en picado. Es necesario entonces proporcionarle una ayuda suplementaria al organismo, aportándole aquello en lo que ha empezado a ser deficitario.
b7158974687compartió una citahace 3 años
«Esta extendida opinión de que si se come “correctamente” no hacen falta suplementos nutricionales es un completo error en la actualidad».
b7158974687compartió una citahace 3 años
Laura Isabel Arranz Iglesias, profesora asociada en el Departamento de Nutrición y Bromatología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona y responsable del área técnica en la Asociación de Empresas de Dietéticos y Complementos Alimenticios, extrajo conclusiones y datos significativos respecto al tratamiento nutricional de ambas dolencias, como los beneficios de una alimentación rica en antioxidantes y productos vegetales no cocinados; la conveniencia de la eliminación en la dieta de los aditivos glutamato monosódico (E-621) y aspartamo (E-951), que tomados en exceso podrían actuar como toxinas del sistema nervioso; distintas constataciones de déficits de magnesio, yodo –sobre el que existe la hipótesis de que provocaría disfunción de tiroides en los parámetros bioquímicos T3, T4 y TSH–, hierro, selenio, cinc, vitamina D, triptófano, aminoácidos de cadena ramificada y melatonina; la posible relevancia de oligoelementos implicados en las defensas antioxidantes, como el selenio, el cinc o el magnesio, y el éxito en el tratamiento de síntomas como el dolor, la fatiga, la rigidez y la calidad general de vida de suplementos nutricionales –aunque relativizado por Arranz debido a que los resultados no son suficientes y los parámetros no se evaluaron igual en todas las investigaciones– como la coenzima Q-10, el ginkgo biloba, la vitamina C, la acetil-L-carnitina, el alga Chlorella pyreneidosa, el 5-hidroxitriptófano y el hidrolizado de colágeno.

LA DIETA NO ES SUFICIENTE O EL POR QUÉ
b7158974687compartió una citahace 3 años
A DIETA SUPLEMENTADA DEL DOCTOR VÁZQUEZ
José Luis Vázquez (www.doctorjoseluisvazquez.com), licenciado en Farmacia, doctor en Homeopatía, inspector farmacéutico, miembro activo del Congreso Internacional de Farmacéuticos Homeópatas (Bruselas), presidente de la Plataforma para la Defensa de la Salud Natural de España, secretario de la Asociación Española de Microinmunoterapia y autor, entre otros, de los libros Sales de la vida, las biosales de Schüssler, Las plantas cuidan tu salud, Homeopatía y terapias afines y Cáncer y oligoterapia, además de premio a la Investigación y Desarrollo de la Medicina Natural en 1996, sostiene que para tratar la FM y el SFC hay que eliminar de la dieta la leche animal, las harinas refinadas, el azúcar refinado, las grasas animales, el alcohol, el café, las carnes rojas y todos los aceites excepto el de oliva, al tiempo que recomienda el consumo e incorporación cotidiana a la dieta del aceite de oliva, las harinas integrales, las legumbres, las verduras crucíferas (col, brécol, coliflor, coles de Bruselas, etc.), los cítricos, los frutos rojos (frambuesa, fresa, mora, arándano, etc.), las leches vegetales, la cúrcuma, los ácidos grasos omega-3 (pescado azul y nueces), y los alimentos ricos en selenio (avena, arroz integral y melocotones).
b7158974687compartió una citahace 3 años
Mas Omega es un aceite rico en ácidos grasos omega-3 obtenido del aceite de salmón, con ácido docosapentaenoico (DPA) de síntesis. Según Vázquez, este suplemento «contiene omega-3 y omega-6 perfectamente equilibrados, con la garantía de total asimilación por nuestro organismo, a lo que se suma la acción del DPA, del que Mas Omega aporta un 21 %, hasta diez veces más que el resto de aceites del mercado».

En cuanto a Coral Cart, se trata de un compuesto a base de calcio de coral marino, cartílago de tiburón, vitamina C y extracto de sauce. Respecto al calcio de este producto, Vázquez afirma:
El coral sango de la isla japonesa de Okinawa presenta una composición orgánica idéntica a la del esqueleto humano, incluyendo la hormona calcitonina, lo que, a diferencia del calcio inorgánico y del sintético, le proporciona una mucho mejor absorción por nuestro organismo –85 % frente al 5 %– y presencia en sangre casi inmediata, frente a las veinte horas que tardan los calcios inorgánicos y los sintéticos. Además del calcio, el coral marino contiene hasta setenta y cuatro componentes importantes, como magnesio, cromo, cinc, selenio, yodo, bromo, molibdeno, cobre, níquel, sodio, potasio, vanadio, rubidio, cesio, y vitaminas D3, C, y E.
El segundo componente fundamental del producto, cartílago de tiburón, presenta una potente acción analgésica o nociceptiva basada en su participación en la fase de liberación local de mediadores (histamina, serotonina, prostaglandinas y bradiquinina). A las anteriores propiedades se añaden las de la vitamina C, que interviene en la formación y estructuración del colágeno e incrementa la respuesta inmunológica ante las infecciones, estimulando la formación de inmunoglobulinas, así como la histamina; y las del sauce que, debido a su contenido en salicina, ofrece unas marcadas propiedades antitérmicas, espasmolíticas, analgésicas, antiinflamatorias, antirreumáticas y ligeramente sedantes.
Por último y en el terreno de la homeopatía, el doctor Vázquez recomienda la Sal de Schüssler n.° 5, fosfato de potasio o Kali phosphórica, que parece importante para el buen funcionamiento de las células cerebrales, nerviosas y musculares, y cuyo déficit produce una marcada hipofunción acompañada de trastornos psíquicos y pérdida de memoria, por lo que está indicada en el tratamiento de enfermedades que, como la FM y el SFC, se manifiestan en agotamiento psicofísico, nerviosismo, ansiedad, insomnio, depresión, melancolía, apatía intelectual y pérdida de memoria, debilidad muscular con lumbalgias y paresias.
b7158974687compartió una citahace 3 años
Mas Omega y Coral Cart, ambos formulados por el propio doctor Vázquez y distribuidos por los laboratorios Mahen.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)