Libros
Lina María Parra Ochoa

Malas posturas

    Esperanza Gonzalezcompartió una citahace 7 meses
    Pero si me duele la cabeza no puedo alejarme y decir me duele ahí, porque inevitablemente estoy en la cabeza, soy la cabeza, me duelo y de eso no puedo dislocarme. Una puede seguir existiendo sin sus piernas, pero no sin su cabeza.
    Esperanza Gonzalezcompartió una citahace 7 meses
    Termino de leer. Miro el papel escrito y mis manos que tiemblan. Veo que mi mano izquierda aún aferra el pañuelo y entiendo que ahora, después del punto final, la tristeza es solo eso. Me doy cuenta de que la tristeza es un pañuelito de papel con olor a lila, vuelto un ovillo en el puño cerrado, lleno de lágrimas, del sudor que se escurre entre los dedos y medio desecho por el gasto frenético de mis manos.
    Esperanza Gonzalezcompartió una citahace 7 meses
    En casa tomaremos un poco de vino después de la comida para calmar la ansiedad y dormiremos sin sueños, sumergidos en el vacío absoluto y negro que queda en la cabeza después de tener que lidiar con la muerte.
    Esperanza Gonzalezcompartió una citahace 7 meses
    Tan fácil parece respirar que la mayoría del tiempo se nos olvida, preocupados por tantas cosas solo volvemos a notar el sutil movimiento del pecho y el suave silbido del aire que recorre los pulmones cuando cesa, cuando ya no es.
    Esperanza Gonzalezcompartió una citahace 7 meses
    La cabeza, como pasa a veces, se separó de ella, como si fueran dos cosas diferentes y se fue yendo por los pasillos inconexos del recuerdo. Tal vez fue una palabra leída la que disparó todo, pero Rosalba nunca supo cuál.
    Esperanza Gonzalezcompartió una citahace 7 meses
    Recién habían entrado en esa calma llana de la vida antes del primer hijo. No lo estaban buscando, querían el silencio, el orden, el sexo; el hijo era un plan indefinido para después
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)