Libros
Inazo Nitobe

Bushido

Rene Mendezcompartió una citael año pasado
Si hay algo que hacer, siempre hay una forma mejor de hacerlo
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
Se decía que el trípode que soportaba el marco del Bushido era Chi, Jin y Yu, respectivamente, sabiduría, benevolencia y valentía.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
Un hombre así era despreciado como un nei-shin, un hombre rastrero, que hace la corte mediante una adulación sin escrúpulos, o como chô-shin, un favorito que se lleva el afecto de su señor mediante una sumisión servil.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
Un ingenio literario puso un epigrama característico en boca de tres célebres personajes de nuestra historia: a Nobunaga le atribuyó “Si el ruiseñor no canta a tiempo, le mataré”; a Hidéyoshi, “Lo forzaré a cantar para mí”, y a Iyéyasu, “Esperaré hasta que abra sus labios”.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
“Soportar lo que crees que no vas a poder soportar es realmente soportar.”
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
En ausencia de cualquier mandamiento positivo contra el falso testimonio, la mentira no se condenaba como un pecado, sino que simplemente era denunciada como una debilidad y, como tal, altamente deshonrosa.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
“Llamad a alguien ladrón y robará”.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
Sacrificar la verdad únicamente en aras de la cortesía se consideraba una “forma vacía” (kyo-rei) y un “engaño con palabras dulces”.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
La mentira y el equívoco eran considerados cobardes por igual. El bushi mantenía que su elevada posición social exigía un nivel de veracidad superior al de los comerciantes y campesinos.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
Ello significa, en otras palabras, que a través del ejercicio constante de las buenas maneras uno coloca en perfecto orden todas las partes y facultades de su cuerpo y consigue tanta armonía entre sí mismo y su entorno que expresa el dominio del espíritu sobre la carne.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
Masamuné lo expresó bien en su frecuentemente citado aforismo: “La rectitud elevada al exceso se endurece hasta la rigidez; la benevolencia practicada sin medida cae en la debilidad.”
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citael mes pasado
La tranquilidad es el coraje en reposo.
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citahace 2 meses
He visto, en suma, que todas las grandes naciones aprendieron su verdad de palabra y su fuerza de pensamiento en la guerra; que la guerra las alimentó y la paz las debilitó; que la guerra las enseñó y la paz les engañó; que la guerra las formó y la paz las traicionó; en una palabra, que nacieron en la guerra y expiraron en la paz.”
Luis Aguilar Sandovalcompartió una citahace 2 meses
¡Juego limpio en la lucha! Qué fértiles gérmenes de moralidad yacen en este primitivo sentido del salvajismo y de la infancia. ¿No es la raíz de toda virtud militar y cívica?
juanmreycompartió una citahace 2 años
el escritor quería decir que el conocimiento se convierte en verdadero cuando es asimilado por la mente del estudioso y se muestra en su carácter. Un especialista intelectual era considerado una máquina. El intelecto en sí mismo era considerado un subordinado a la emoción ética. El hombre y el universo se concebían como algo espiritual y ético por igual. El Bushido no puede aceptar el juicio de Huxley según el cual el proceso cósmico es amoral.
juanmreycompartió una citahace 2 años
Esta religión —¿o sería más correcto decir las emociones de la raza que esta religión expresó?— imbuyó completamente al Bushido de lealtad al soberano y de amor al país. Éstos actuaban más como impulsos que como doctrinas, pues el Sintoísmo, a diferencia de la iglesia cristiana medieval, apenas prescribía a sus seguidores ningún alejamiento de fama y riquezas, proporcionándoles al mismo tiempo agenda de un tipo claro y sencillo.
juanmreycompartió una citahace 2 años
Su culto a la naturaleza nos hizo querer de un modo entrañable al país, mientras que su culto a los antepasados, que pasaba de un linaje a otro, hizo de la familia imperial el origen de toda la nación. Para nosotros, el país es más que la tierra y el suelo en los que buscar oro o cosechar grano, es la morada sagrada de los dioses, los espíritus de nuestros antepasados; para nosotros, el Emperador es más que el gran Condestable de un Rechtsstaat, o incluso que el patrocinador de un Culturstaat, es el representante del Cielo en la tierra, que combina en su persona el poder y la piedad de aquél
juanmreycompartió una citahace 2 años
Lo que el Budismo no podía dar lo ofrecía el Sintoísmo en abundancia. Tal lealtad al soberano, tal reverencia a la memoria ancestral y tal piedad filial no enseñadas por ningún otro credo fueron inculcadas por las doctrinas sintoístas, imponiendo pasividad al, por otra parte, arrogante carácter de los samuráis
juanmreycompartió una citahace 2 años
Puedo comenzar con el Budismo. Proporciona una sensación de colmada confianza en el Destino, una tranquila sumisión a lo inevitable, una calma estoica a la vista del peligro o la calamidad, un desdén por la vida y una amistad con la muerte
juanmreycompartió una citahace 2 años
tanto en Japón como en Europa, cuando el feudalismo se inauguró formalmente, la clase profesional de guerreros adquirió una natural preeminencia. Éstos eran conocidos como samuráis
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)