Gratis

Carta de amor de Leonora Carrington a Renato Leduc (Lee Verónica De Alba)

Escuchar en la aplicación
Leonora Carrington nació en Inglaterra en 1917 y murió en México en 2011. Tuvo una vida signada por el arte y por una profunda búsqueda de la libertad en una época en la que las mujeres no podían salirse del guión. La pintora se rebeló en primer lugar contra su familia aristocrática, que en algún momento la encerró en un psiquiátrico en España. Y luego contra sus colegas surrealistas, como Dalí, Miro y Bretón, que la trataban como a una musa. Y nunca como a una par.

A inicio de la década del 40, con la amenaza de sus padres de internarla nuevamente, decide huir a Portugal. Allí conoce al poeta y diplomático mexicano Renato Leduc. Se casan en Lisboa y deciden emigrar a Nueva York.

Él era un personaje muy popular en esa ciudad y con muchas actividades. Y ella no veía a nadie, no hablaba español y no conocía Nueva York. Quería viajar a México, donde muchos de sus colegas y amigos habían encontrado exilio. Si una carta es una conversación entre dos ausentes, en este caso la ausencia es breve. Él salía de casa por la mañana y regresaba de noche. Ella se pasaba el día extrañándolo. Pintaba en algunos momentos. Lloraba en otros. Y escribía cartas desesperadas como esta. Lee la actriz Verónica De Alba.

******

Mi querido Renato, cuando volvía por la calle esperaba encontrarte aquí, es triste este lugar… Sin embargo, tengo la impresión de que has estado aquí. ¿Saliste de nuevo? ¿Llegué muy tarde? Muero lenta y dolorosamente por las ganas de verte, vuelve pronto.

Sólo voy a destender la cama, engullidora de fornicadores, cuando regreses. No me atrevo a acostarme sola en tal artilugio, tendría miedo de caer en el abismo que hay en medio. Te amo atrozmente, este lugar es horrible sin ti, y aquí me la paso toda la mañana. Detesto Nueva York.

Te amo y tengo ganas de acostarme contigo, tengo ganas de abrazarte y de lamerte. Se hace tarde y no vienes, no le temo a nada, por amor de Dios o de Satán (más bien por amor de Satán). Regresa pronto pronto, Renato. Tengo ganas de ti y me vuelvo loca sin ti. Ven pronto. Estoy angustiada, te necesito.

¿Tienes idea de cuánto te necesito? Renato, por el amor del diablo ven pronto. No sé si deba salir a buscarte, y no sé dónde buscarte… Eso es lo espantoso. Es en estos momentos cuando me doy cuenta de lo cerca que estoy de volverme loca, por tan poco transpiro y tiemblo.

¿Salgo o no salgo? Es difícil saberlo. Si este amor se vuelve latoso para ti debes saber que no hay que enamorarse de las locas, todas somos así.

Te amo, te amo, te amo, te amo, te amo, te amo.

Estoy torturada, estoy agonizando, estoy rabiosa, y exagero.
0:05:18
Editorial
Epistolar
Series
Epistolar

Opiniones

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)