Gratis

Carta de León Ferrari a Juan Pablo II pidiendo la anulación del Juicio Final (Lee Jorge D'Elia)

Escuchar en la aplicación
Cuando se habla del artista León Ferrari, muchas veces los periodistas usan la palabra irreverente. Sin embargo, ese término es inexacto. Para que se den una idea, Ferrari, junto a otros artistas, fundó un club al que llamó “CIHABAPAI”. ¿Qué significa es sigla? Club de Impíos Herejes Apóstatas Blasfemos Ateos Paganos Agnósticos e Infieles en formación.

Si hay algo que hizo Ferrari a lo largo de su carrera es enfurecer a los católicos de su país. En 2004, una de sus muestras fue clausurada, por la inclusión de un objeto de Jesús crucificado sobre un avión bombardero estadounidense. El entonces cardenal Jorge Bergoglio, hoy Papa Francisco, calificó a la obra de “blasfema”.

Años antes, en 1997, León Ferrari, en nombre de su club, le escribió una carta a Juan Pablo II, en la que le exigía la anulación del Juicio Final y de la inmortalidad. Poderoso sarcasmo. Belleza de ideas. La provocación como arma estética y política. Lee el actor Jorge D'Elía.

******

Buenos Aires, 24 de diciembre de 1997.

A Juan Pablo II

De nuestra consideración:

Se acerca el fin del milenio. Se acerca, posiblemente, el Apocalipsis y el Juicio Final. Si es cierto que son pocos los que se salvan, como advierte el Evangelio, se acerca para la mayor parte de la humanidad el comienzo de un infierno inacabable. Para evitarlo basta volver a la justicia que Dios Padre dictó en el Génesis. Si Él castigó la desobediencia de Eva suprimiendo nuestra inmortalidad, no es justo que el Hijo nos la haya restituido, tantos siglos después, prolongando padeceres.

Si una parte de la Trinidad dicta una sentencia cuya pena termina y se completa con la muerte, no puede otra parte abrir cada causa, agregar otra sentencia, resucitar el cadáver y aplicar un castigo adicional que repite infinitas veces el castigo ya cumplido por el pecador una vez muerto. La justicia del Hijo contradice y viola la del Padre. La existencia del Paraíso no justifica la del Infierno: la bondad de los pocos salvados no les permitirá ser felices sabiendo eternamente que novias o hermanas o madres o amigos y también desconocidos y enemigos (prójimo que Jesús nos ordena amar y perdonar) sufren en tierras de Satanás. Le solicitamos entonces volver al Pentateuco y tramitar la anulación del Juicio Final y de la inmortalidad.

Lo saludamos atentamente,

CIHABAPAI.
0:05:25
Editorial
Epistolar
Series
Epistolar

Opiniones

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)