Gratis

Episodio 50 - Adolfo Bioy Casares (Juan Cruz Bordeu)

Escuchar en la aplicación
Además de un escritor notable, Adolfo Bioy Casares fue un hombre codiciado, un dandy y un mujeriego de la aristocracia porteña. A lo largo de dos décadas, entre 1949 y 1969, mantuvo una correspondencia amorosa con la escritora mexicana Elena Garro.

Durante buena parte de ese tiempo, ellos eran casados. Ella con el poeta Octavio Paz y él con la poetisa Silvina Ocampo. En esta carta, el dandy aparece desarmado. Son líneas llenas de nostalgia, de adulación obsesiva y de un miedo tremendo a ser abandonado. Lee el actor Juan Cruz Bordeu.




******




Mi querida: Aquí estoy recorriendo desorientado las tristes galerías del barco y no volví a Víctor Hugo. Sin embargo, te quiero más que a nadie... Desconsolado canto, fuera de tono, Juan Charrasqueado (pensando que no merezco esa letra, que no soy buen gallo, ni siquiera parrandero y jugador) y visito de vez en vez tu fotografía y tu firma en el pasaporte. Extraño las tardes de Víctor Hugo, el té de las seis y con adoración a Helena. Has poblado tanto mi vida en estos tiempos que si cierro los ojos y no pienso en nada aparecen tu imagen y tu voz. Ayer, cuando me dormía, así te vi y te oí de pronto: desperté sobresaltado y quedé muy acongojado, pensando en ti con mucha ternura y también en mí y en cómo vamos perdiendo todo....

Te digo esto y en seguida me asusto: en los últimos días estuviste no solamente muy tierna conmigo sino también benévola e indulgente, pero no debo irritarte con melancolía; de todos modos cuando abra el sobre de tu carta (espero, por favor que me escribas) temblaré un poco.

Ojalá que no me escribas diciéndome que todo se acabó y que es inútil seguir la correspondencia... Tú sabes que hay muchas cosas que no hicimos y que nos gustaría hacer juntos. Además, recuerda lo bien que nos entendemos cuando estamos juntos... recuerda cómo nos hemos divertido, cómo nos queremos. Y si a veces me pongo un poco sentimental, no te enojes demasiado...

Me gustaría ser más inteligente o más certero, escribirte cartas maravillosas. Debo resignarme a conjugar el verbo amar, a repetir por milésima vez que nunca quise a nadie como te quiero a ti, que te admiro, que te respeto, que me gustas, que me diviertes, que me emocionas, que te adoro. Que el mundo sin ti, que ahora me toca, me deprime y que sería muy desdichado de no encontrarnos en el futuro.

Te beso, mi amor, te pido perdón por mis necedades.

Adolfo.
0:04:20
Editorial
Epistolar
Series
Epistolar

Opiniones

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)