Mauricio
Mauricio compartió una citahace 2 meses
bezota blanca, agigantada por la sombra, los cristales y el miedo, contemplaba, quieto y triste, el dulce comedor encendido.

XIII

LA ESPINA
ENTRANDO en la dehesa, Platero ha comenzado á cojear. Me he echado al suelo...
Platero y yo, Juan Ramón Jiménez
Únete o inicia sesión para comentar
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)