—Muy bien. —Annabel se detuvo y sopló suavemente en la taza antes de dar un sorbo y de mirarnos a todas—.
Únete o inicia sesión para comentar
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)