Angel H. Ortiz
Angel H. Ortizcompartió una citahace 5 meses
Parecía que nuestros bares, nuestras oficinas, nuestras viviendas amuebladas, nuestras estaciones y fábricas nos aprisionaban sin esperanza. Entonces, vino el cine y con la dinamita de sus décimas de segundo hizo saltar ese mundo carcelario y ahora emprendemos entre sus dispersos escombros viajes de aventuras.
Únete o inicia sesión para comentar
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)