Iris
Iriscompartió una citael año pasado
La mera mención de semejante idea era peligrosa, porque llevaba implícito un reconocimiento de que el Amado Líder era mortal, cuando el Partido enseñaba que la vida del Líder era una serie continuada de milagros benditos que no encontraban parangón en la suma de las vidas de todos los mortales de su pueblo.
Únete o inicia sesión para comentar
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)