sijala
sijalacompartió una citahace 4 años
Trató de ser razonable y le rogó que dejase de asustar sus clientes y tomar su sangre, pero lo mosquito seguía riendo y sin hacerle caso. Así que, como no había nadie en la taberna para proteger lo mosquito, él lo cogió en una bolsa y lo llevó para lejo de la aldea.
Nadie nunca más vio lo mosquito, pero los rumores, iniciados por el dueño de la taberna, dijo que una vaca lo pisó accidentalmente.
Cuentos de La Antigüedad, Daniel Marques
Únete o inicia sesión para comentar
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)