E.L.James

Grey

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
E. L. James nos ofrece una nueva perspectiva de la historia de amor que ya ha seducido a millones de lectores en todo el mundo, contada ahora en primera persona por Christian Grey. Christian necesita tenerlo todo bajo control. Su mundo es puro orden y disciplina aunque, en el fondo, está vacío… hasta el día en que Anastasia Steele aterriza de bruces en su despacho, hecha una maraña de largo pelo castaño y esbeltas piernas. Él intenta olvidarla pero, muy al contrario, se ve inmerso en una tormenta de emociones que no consigue controlar y a la que no puede resistirse. A diferencia de todas las mujeres que ha conocido, la tímida e inexperta Ana parece capaz de ver más allá del exitoso empresario y la lujosa vida que le rodea, y descubrir el corazón frío y lastimado de Christian. ¿Logrará su relación con Ana disipar las pesadillas que le acechan todas las noches? ¿O serán sus oscuros impulsos sexuales, su obsesión por el control y el desprecio hacia sí mismo los que alejarán a la joven y destruirán la frágil esperanza que ella le ofrece?
Este libro no está disponible por el momento.
607 páginas impresas

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Ivanna Peñaloza Acevedocompartió una citahace 2 años
    Conozco la fórm ula de las direcciones de correo electrónico de los em pleados de SIP. Creo que Anastasia responderá m ej or por escrito; siem pre lo ha hecho.

    ¿Cóm o em piezo?

    Querida Ana

    No.

    Querida Anastasia

    No.

    Querida señorita Steele

    ¡Mierda!

    Media hora después sigo delante de una pantalla en blanco. ¿Qué narices le digo?

    ¿« Vuelve… por favor» ?

    Perdóname.

    Te echo de menos.

    Vamos a intentarlo a tu manera.

    Apoy o la cabeza en las m anos. ¿Por qué es tan difícil?

    Sin rodeos, Grey. Ve al grano.

    Respiro hondo y tecleo un e-m ail. Sí… esto funcionará.

    Llam a Andrea.

    —La señora Bailey está aquí.

    —Dile que espere.

    Cuelgo, m e tom o un m om ento y, con el corazón desbocado, le doy a

    « Enviar» .

    De: Christian Grey

    Fecha: 8 de junio de 2011 14:05

    Para: Anastasia Steele

    Asunto: Mañana

    Querida Anastasia:

    Perdona esta intromisión en el trabajo. Espero que esté yendo bien.

    ¿Recibiste mis flores?

    Me he dado cuenta de que mañana es la inauguración de la exposición de tu amigo en la galería, y estoy seguro de que no has tenido tiempo de comprarte un coche, y eso está lejos. Me encantaría acompañarte… si te apetece.

    Házmelo saber.

    Christian Grey

    Presidente de Grey Enterprises Holdings, Inc.

    Miro la bandej a de entrada.

    Y m iro.

    Y m iro… La ansiedad aum enta con cada segundo que pasa.
    Ivanna Peñaloza Acevedocompartió una citahace 2 años
    —Oy e, tío, ¿qué te pasa? —Claude levanta su m iserable trasero del suelo, donde lo he hecho aterrizar de un puñetazo—. Esta tarde estás que m uerdes, Grey.

    Se levanta despacio, con la elegancia de un gato grande que tantea de nuevo a su presa. Estam os entrenándonos a solas en el gim nasio del sótano de Grey House.

    —Estoy cabreado —suelto entre dientes.

    Él m antiene el sem blante im pasible m ientras nos m ovem os en círculo.

    —No es buena idea subirte al ring si tienes la cabeza en otro sitio —dice Claude, divertido pero sin quitarm e los oj os de encim a.

    —Pues a m í m e está ay udando.

    —Más a la izquierda. Protégete la derecha. El brazo m ás arriba, Grey.

    Me ataca con un golpe cruzado, m e da en el hom bro y a punto estoy de perder el equilibrio y caerm e.

    —Concéntrate, Grey. Aquí no te traigas todas esas m ierdas de tu vida de ej ecutivo. ¿O es por una chica? ¿Por fin un culo de los buenos te tiene bien pillado? —Me m ira con sorna provocándom e.

    Y funciona: le doy una patada a m edia altura y un puñetazo con todo el peso del cuerpo, y otro m ás, y él retrocede tam baleándose m ientras sus cortas rastas se agitan.

    —Métete en tus putos asuntos, Bastille.

    —Vay a, te he dado donde m ás te duele —alardea Claude, en un tono triunfal.
    Ivanna Peñaloza Acevedocompartió una citahace 2 años
    —Andrea, ponm e al teléfono con Welch, con Barney, luego con Fly nn y después con Claude Bastille. No quiero que m e m oleste nadie, ni siquiera m i m adre. A m enos que… A m enos que llam e Anastasia Steele, ¿entendido?
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)