Soffi.P. Guido

Cómo Azul Jazmín se robó San Valentín

    Liliana M.compartió una citahace 2 meses
    Yo, Azul Jazmín, me iba a robar el 14 de febrero. El día de San Valentín. Igual que el Grinch había robado la Navidad.
    Marcia Ramoscompartió una citael mes pasado
    Jazmín, me iba a robar el 14 de febrero. El día de San Valentín. Igual que el Grinch había robado la Navidad.
    b4613744864compartió una citahace 2 meses
    Bien desgraciada mi vida.
    b4613744864compartió una citahace 2 meses
    estábamos cortados por la misma tijera
    b4613744864compartió una citahace 2 meses
    un chongo bien fashio
    VaniaMelivethcompartió una citahace 2 meses
    Ahí estaba con sus ojotes color chocolate amargo, su nariz chiquita y esos agujeros que se le hacen en los cachetes cuando sonríe. Se veía retemono, como de costumbre. Me lanzó una sonrisa de campeonato y señaló el lugar desocupado junto a él.
    b7641921505compartió una citahace 2 meses
    Todo comenzó el jueves 7 de febrero. Los ladridos de Max en alta definición me despertaron mucho antes de lo normal. De mala gana me levanté y bajé las escaleras. Por la hora, imaginé que las gemelas ya se habían ido a la prepa, pero al llegar al comedor las vi junto a mis papás y a unos platos de verduras al vapor que ni un conejo muerto de hambre se comería.
    —Papá, ¿cómo puedes dejar que Blue Jazmin baje en pijama? —dijo Sandra Dalia; Sandalia, para abreviar.
    —Sí, de seguro se durmió con su perro mugroso y está llena de pulgas. Díganle que se vaya —completó Elsa Patricia, el Zapato, de “cariño”.
    Mi papá volteó a verme y, con cara de asco, me pidió que me fuera a bañar. No pensaba complacerlo. Salí hacia mi cuarto y cerré la puerta con coraje. A lo lejos escuché los gritos de mi mamá diciendo que si no dejaba de azotar las cosas iba a provocar un terremoto. Eso me hubiera gustado. Tal vez con un terremoto habría logrado que mis papás dejaran de ver las pantallas de sus celulares y que Sandalia y el Zapato se preocuparan por algo que no fuera su bonita cara, su perfecto cuerpo y su hermosa ropa.
    Un rato después, el autobús llegó a recogerme. Me subí y saludé a don Arturo, el conductor; no me contestó el muy sinvergüenza. Caminé al fondo para buscar un lugar vacío junto a mis amigos y me encontré con él, con Samuel Mayer. Ahí estaba con sus ojotes color chocolate amargo, su nariz chiquita y esos agujeros que se le hacen en los cachetes cuando sonríe. Se veía retemono, como de costumbre. Me lanzó una sonrisa de campeonato y señaló el lugar desocupado junto a él. Me dio un paro cardiaco: desde primero de primaria vivía enamorada de él y, después de años de no hablarme, me invitaba a sentarme a su lado. Eso era nuevo. Fui hacia aquel lugar cuando una de sus fans me empujó y me quitó el asiento, claro que le respondí con un codazo del mismo tamaño.
    —Si quieres, hay un lugar junto a Eder —dijo con un tonito inocente que
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)