Giacomo Debenedetti

16 de octubre de 1943

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Benedetto Croce encontró la ocasión de confirmar «una necesidad fundamental del hombre, la de sufrir y trabajar».
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Perseguidos, proscritos, asesinados no ya por sus ideas o sus comportamientos, sino por formar parte de una entidad colectiva como la «raza»; también sus benefactores, cuando llega la hora de salvarlos, no los alinean entre los otros hombres, en igualdad de riesgo o de fortuna; los salvan en bloque, como representantes anónimos, sin mejor calificación, de una «raza»: partículas gramaticales que indican el caso. Hitler, Mussolini, Alianello
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Hace algunos siglos que los judíos son perseguidos por un tópico terrible: más peligroso aún porque fue creado por un poeta excelso, que le infundió su propio don de la eternidad. Y ha condensado en él las culpas nuevas y antiguas de la desconfianza antisemita: desde la del homicidio ritual, si así se le puede llamar, a la de la avidez usurera. Se trata del personaje Shylock. (El mercader de Venecia fue retomado, en los últimos años del fascismo, por un astuto director de teatro, hoy colaboracionista, para honrar con ilustres lisonjas la campaña racial). Se olvida fácilmente que Shylock actúa bajo el apremio del amor paterno traicionado y del honor familiar pisoteado. Shylock, sin embargo, aparece simplemente como el judío, el mercader judío que no atiende a razones; que pretende, exige y se cobra la libra de carne viva extirpada del cuerpo del deudor insolvente
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    algunos de aquellos jóvenes les parecía increíble disponer de un vehículo, aunque estuviera lleno de judíos arrestados, para darse una vuelta turística por la ciudad
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Mamonni, en la jerga judío-romana significa los esbirros, los guardias, la fuerza pública.
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Ahora en las casas ya están todos levantados. Los vecinos se reúnen para animarse, pero solo consiguen asustarse recíprocamente. Los niños gritan. ¿Qué se puede decir a los niños para que se callen, cuando no se sabe qué decir a uno mismo
    jorgelandabcompartió una citahace 2 meses
    Los más valientes se acercan a las ventanas. Balas y astillas silban a pocos centímetros de las persianas y se incrustan en los viejos estucos de las fachadas. A través de las persianas cerradas, se ven en la calle, bajo una lluvia fina que cala, entre los destellos de los fusiles y el resplandor de las explosiones, grupos de soldados que disparan al aire y lanzan granadas a las aceras. Por los cascos se diría que son alemanes; pero el vistazo ha sido rápido, no es prudente quedarse junto a la ventana
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)