Libros
Verónica Murguía

El cuarto jinete

Según Juan de Patmos, el cuarto jinete del Apocalipsis vendrá montado en un caballo bayo; su nombre será Mortandad y le acompañará el Infierno. Pareció cumplirse así en 1348, cuando la peste bubónica mató a más de un tercio de la población europea.
Esta novela nos sumerge con inaudito realismo en aquel momento terrible. Vemos a los frailes dirigir doloridas preguntas a Dios, a los fanáticos flagelantes culpar de todo a los judíos, a pecadores sanos o moribundos clamar su arrepentimiento. En un París desolado, los niños huérfanos mendigan y roban para sobrevivir, los sepultureros cristianos y los judíos de la Hevra Kadisha se apresuran en su fúnebre y multiplicada tarea, mientras otros, rebosantes aún de vitalidad, se entregan al disfrute sin pérdida de tiempo o intentan vanamente huir de la epidemia. Y están los que procuran paliar el sufrimiento y la soledad de los incurables: las monja enfermeras y Abu Alí Ibn Mohamed de Ronda, médico sabio y compasivo disfrazado como Pedro de Hispania, y su joven discípulo, cuyo aprendizaje de la compasión será una ardua conquista del alma.
Con una erudición discreta pero asombrosa, Verónica Murguía otorga poderosa vida al horizonte espiritual de finales de la Edad Media, pero también a la atmósfera, los enseres, prendas y muebles, y hasta al color, la textura, el olor de aquel mundo lejano, vuelto próximo en la consoladora belleza de estas páginas.
224 páginas impresas
Publicación original
2021

Otras versiones

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Alejandra Arévalocompartió una citahace 11 días
    Debo admitir que al principio, cuando alguien enfermaba, me alegraba de no ser yo quien caía. “Ya pasará esta epidemia”, pensaba, “y no me llevará con ella.”
    Por cada uno que moría, ingenuo de mí, pensaba que otro se salvaba, como si la Plaga fuera una macabra lotería. Pero la muerte ha llegado a recogernos a todos.
    Quica Martínezcompartió una citahace 7 días
    Dame una señal, Señor, como aquella que me diste antes de que comenzara esta Plaga que devasta la ciudad, para que haga llegar al Santo Padre una carta donde le diga que el Fin de los Tiempos ha comenzado, aunque tal vez la Peste es Tu señal y mi torpeza me impide darme cuenta
    Marta Rimoldicompartió una citahace 10 días
    Yabal Tariq, Gibraltar

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)