Karina Sosa Castañeda

Caballo fantasma

En una habitación de la ciudad de Oaxaca, una joven arquitecta escribe y lee los diarios que ha acumulado a lo largo de diez años. Hace seiscientos días que su madre murió. Lo único que Ka sabe de ella es que padecía una enfermedad de los nervios y amaba los caballos. Leonora, su madre, siempre ha sido un fantasma.
Mientras se adapta a su regreso a la ciudad, su nuevo trabajo, las calles, el amor y las bibliotecas, Ka busca su propoa historia e indaga en la vida de su madre y su apasionada afición equina. Leonora es un espacio en blanco, un misterio que Ka intentará resolver con una escritura que oscila entre recuerdos, citas y referencias literarias. A lo largo de una prosa paciente y cristalina, esta novela reflexiona sobre la ausencia, las mentiras, la soledad, los relatos familiares y la capacidad de los seres humanos de contarse las historias que les den identidad y definan su lugar en el mundo.
«Sigilosa y ajena a los aspavientos, Karina Sosa ha escrito un libro excepcional. Caballo fantasma es consecuencia del poder real de la imaginación literaria. Su escritura provoca sentimientos y nos hace sospechar que el único mundo real es el imaginario. Desde la intimidad, la lectura y la soledad es posible crear belleza e imágenes inauditas. Esta novela, no es de extrañarse, ha sido concebida en Oaxaca, ese otro país».
Guillermo Fadanelli
54 páginas impresas
Publicación original
2020

Opiniones

    Pony Neóncompartió su opiniónel año pasado
    👎Olvídalo

    Intrascendente. Un poco cansada de estos escritos que parecen hechos con prisa y que no dicen nada :(

    Amy Hernándezcompartió su opiniónhace 5 días
    👍Me gustó
    🔮Profundo

    Es un libro sobre la ausencia y como ésta te construye. Recomendadísimo

    Martha Ruizcompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    🚀Adictivo

    Hace mucho no me atrapaba una obra de ficción y "Caballo fantasma" lo hizo antes de terminar el primer párrafo.

Citas

    Raoulcompartió una citael año pasado
    Me hubiese gustado tener mascotas: peces, por ejemplo. Una pecera redonda de cristal en la mesa, junto al frutero. Pero era absurdo, en mi mente estaba la idea de la fuga, de huir. Las mascotas son un vínculo con las ciudades, nunca terminan de ser felices en otro sitio. No hay peces, ni frutero sobre la mesa.
    María Fernanda Villegascompartió una citael año pasado
    Alguien que te habita brevemente, apenas un segundo, puede existir en ti eternamente?
    Roberto Cruz Arzabalcompartió una citael año pasado
    Mamá tenía sus razones. Y mi padre no tuvo nunca ganas de decir nada. Crecimos así: juntos mi padre y yo, sabiendo que una mujer que estaba ausente, como un fantasma, me había traído al mundo. Y que eso bastaba.

En las estanterías

    Almadía
    Almadía
    • 70
    • 352
    Bookmate
    Lecturas rápidas
    • 52
    • 282
    Time Out México
    Time Out
    • 29
    • 67
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)