Poemas, José María Heredia
Libros
José María Heredia

Poemas

Leer
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
Al Popocatepetl

Tú que de nieve eterna coronado

Alzas sobre Anahuac la enorme frente,

Tú de la indiana gente

Temido en otro tiempo y venerado,

Gran Popocatepetl, oye benigno 5

El saludo humildoso

Que trémulo mi labio te dirige.
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
¡Alma del universo, Poesía!

Tu aliento vivifica, y semejante

Al soplo abrasador de los desiertos,

En su curso veloz todo lo inflama
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
Empero el opulento en su delirio

Solo de vicios y maldad ansioso,

Rara vez alza a ti su faz ingrata. 15

Tras el festín nocturno, crapuloso

Tu luz sus ojos lánguidos maltrata,

Y tu fuego le ofende,

Tu fuego puro, que en tu amor me enciende
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
Empero el opulento en su delirio

Solo de vicios y maldad ansioso,

Rara vez alza a ti su faz ingrata. 15

Tras el festín nocturno, crapuloso

Tu luz sus ojos lánguidos maltrata,

Y tu fuego le ofende,

Tu fuego puro, que en tu amor me enciende.

¡Oh! si el oro
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
El brillo sereno

Argenta las nubes

Quitando a la noche

Su pardo capuz
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
El Ay de mí

¡Cuán difícil es al hombre

Hallar un objeto amable

Con cuyo amor inefable

Pueda llamarse feliz!

Y si este objeto resulta 5

Frívolo, duro, inconstante

¿Qué resta al mísero amante

Sino exclamar ¡ay de mí!?

El amor es un desierto

Sin límites, abrasado, 10

En que a muy pocos fue dado

Pura delicia sentir.

Pero en sus mismos dolores

Guarda mágica ternura,

Y hay siempre cierta dulzura 15

En suspirar ¡ay de mí!
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
Guarde aquesta inscripción tu tronco añoso.

Aquí moró el placer: aquí premiado

Miró Fileno al fin su amor constante:

Sensible amó, le amaron, fue dichoso.
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
Recuerdo

Despunta apenas la rosada aurora:

Plácida brisa nuestras velas llena;

Callan el mar y el viento, y solo suena

El rudo hendir de la cortante prora.

Ya separado ¡ayme! de mi señora 5

Gimo no más en noche tan serena:

Dulce airecillo, mi profunda pena

Lleva al objeto que mi pecho adora.

¡Oh! ¡Cuántas veces, al rayar el día,

Ledo y feliz de su amoroso lado 10

Salir la Luna pálida me vía!

¡Huye, memoria de mi bien pasado!

¿Qué sirves ya? Separación impía

La brillante ilusión ha disipado.
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
Cuando el fin de los tiempos se aproxime,

Y al orbe desolado

Consuma la vejez, tú, Mar sagrado,

Conservarás tu juventud sublime.
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 6 meses
¡Oh! ¡Cuántas veces en ardientes sueños 5

Gozoso contemplaba

Tu ondulación, y de tu fresca brisa

El aliento salubre respiraba!
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
Yo te amo, astro de paz. Siempre tu aspecto

En la callada soledad me inspira
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
Qué tesoros de amor tengo allí!

Y más lejos, mis dulces hermanas

Y mi madre, mi madre adorada,

De silencio y dolores cercada

Se consume gimiendo por mí. 15

Cuba, Cuba, qué vida me diste,

Dulce tierra de luz y hermosura,

¡Cuánto sueño de gloria y ventura

Tengo unido a tu suelo feliz
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
¡Siempre...! No, que en la lid generosa 65

Tronarás con acento sublime,

Cuando Cuba sus hijos reanime,

Y su estrella miremos brillar.

«¡Libertad!», clamarán, «en su pecho

¡Inflamó de su aliento la llama!» 70

Y si caigo, mi espléndida fama

A los siglos futuros irá
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
Nuestras velas nevadas llenamos, 10

Y entre luz y delicia volamos

A los climas serenos del sur.

A tus yelos adiós, norte triste;

De tu invierno finaron las penas,

Y ya siento que hierven mis venas, 15

Prometiéndome fuerza y salud.

¡Salve, cielo del sur delicioso!

Este Sol prodigóme la vida,

Y sus rayos en mi alma encendida

Concentraron hoguera fatal. 20
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
Tras el festín nocturno crapuloso

Tu luz sus ojos lánguidos maltrata,

Y tu fuego le ofende,

Tu fuego puro, que en tu amor me enciende.
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
Al fin, mundo fatal, nos separamos:

El huracán y yo solos estamos.

¡Sublime tempestad! ¡cómo en tu seno

De tu solemne inspiración henchido,

El mundo vil y miserable olvido 55

Y alzo la frente, de delicia lleno!

¿Do está el alma cobarde

Que teme tu rugir...? Yo en ti me elevo

Al trono del Señor: oigo en las nubes

El eco de su voz: siento a la tierra
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
Huracán, huracán, venir te siento

Y en tu soplo abrasado

Respiro entusiasmado

Del Señor de los aires el aliento
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
Siempre los corazones más ardientes

Melancólicos son: en largo ensueño

Consigo arrastran el delirio vano

E impotencia cruel de ser dichosos.
Yatzel Roldán
Yatzel Roldáncompartió una citahace 7 meses
¡Hermosura fatal! tú disipaste

La brillante ilusión que me ocultaba

La corrupción universal del mundo,

Y la vida y los hombres a mis ojos 80

Presentaste cual son. ¿Dónde volaron

Tanto y tanto placer? ¿Cómo pudiste

Así olvidarte de tu amor primero?
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)