Clara Montecarlo

Hombres Equivocados

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
El Montañero: Romance, Erótica y Segunda Oportunidad con el Viudo
Adam Murphy.
Viudo. Guardabosques. Montañero.
Lobo solitario. Depresivo. Amargado.
Ese era yo, solo en mi montaña.
Espaldas anchas. Metro noventa.
Musculado. Barba. Pintas de animal.
Todos saben mi historia y la de mi esposa.
Se despeñó escalando. Conmigo. Murió.
Estaba patrullando, como siempre.
Y entonces Abby se estampó en mi vida.
Literalmente. Cayó montaña abajo.
Estaba inconsciente. Sangrando.
Había estado huyendo de algo. O alguien.
La llevé a casa. Estabilicé. Curé.
Mi pequeño santuario de soledad.
Mi pequeño mundo donde nadie entra.
Entonces abrió los ojos.
Y mi mundo se sacudió hasta los cimientos.
La Princesa del Jefe: Salvada y Protegida por el Criminal Millonario
Juré que la protegería, y es lo que voy a hacer.
No soy un buen tío, y no te voy a gustar.
Pero un hombre de verdad nunca la dejaría en la estacada.
Y yo soy un hombre de verdad. De los que ya no quedan.
Lo cual no significa que sea un buen hombre.
He amenazado. Golpeado. Matado. Estafado.
Soy un criminal. Pero no uno cualquiera.
Uno que viste con traje y corbata. Y un negocio legal.
Ella era mi nueva asistente personal. Un clásico.
Era perfecta para el trabajo. Física y mentalmente.
Era perfecta para mí. Así que la hice mía.
En todos los sentidos.
Ahora está en peligro. Y sólo yo puedo salvarla.
Nadia es sólo mía. Ella lo sabe.
Así que John Corvus va a demostrarle quien manda.
Virgen
Carol, Carolina y Virgen eran lo mismo.
La misma persona. La misma mujer.
El amor de mi vida. Y un universo distinto.
Yo soy… era, actor porno. Llevo años retirado.
He follado lo suficiente. Ganado lo suficiente.
Disfrutaba de mi jubilación. Solo.
Y entonces la conocía a ella.
Se asustó. Como todas. Es normal.
Fuerte. Atlético. Divertido. Rico. Dotado…
Aterro a toda mujer que se acerca demasiado.
Pero a Carol la quería. Como a nadie antes.
Tenía miedo de que la partiese en dos.
Dejó de contestar mis mensajes.
Y comenzó a evadirme. Pero vio mi trabajo…
Y volvió.
No quiero hacerle daño. Pero debe ser mía.
Hoy. Esta noche. Mañana. Siempre.
Este libro no está disponible por el momento.
442 páginas impresas

Opiniones

¿Qué te pareció el libro?

Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)