Anna Maria Ortese

El mar no baña Nápoles

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
«“El mar no baña Nápoles” se publicó por primera vez en la colección Gettoni de la editorial Einaudi, con una presentación de Elio Vittorini. Era el año 1953. Italia salía llena de esperanzas de la guerra y discutía sobre todo. Por su argumento, mi libro también se prestaba a discusiones: fue considerado, desgraciadamente, un libro contra Nápoles. Esta condena me supuso una separación de mi ciudad, que se convirtió en definitiva en los años que siguieron». Así se refiere Anna Maria Ortese a las reacciones que despertó la publicación de este volumen que, lejos de inscribirse en la corriente neorrealista, como consideraron algunos críticos de entonces, es la crónica febril de un desarraigo. En estos cinco espléndidos relatos, la mirada implacable de Ortese no puede apartarse del horror y la fascinación que le provoca una ciudad herida y mágica.
Este libro no está disponible por el momento.
193 páginas impresas

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    Abril G. Kareracompartió una citael año pasado
    Esta infancia no tenía de infantil más que los años. Por lo demás, eran pequeños hombres y mujeres que lo sabían ya todo, tanto el principio como el fin de las cosas; estaban ya minados por los vicios, el ocio, la miseria más insufrible, de cuerpo enfermo y alma trastornada, con sonrisas depravadas o bobas, astutos y desolados a un tiempo.
    Irlanda Sánchez Juárezcompartió una citael año pasado
    Tía Nunzia era a menudo así de rara, lloraba y chillaba por nada, soltaba muchas palabrotas y, por otra parte, iba a misa con fervor, era una buena cristiana, y cuando se trataba de socorrer a un desgraciado, se ofrecía siempre, toda corazón.
    Irlanda Sánchez Juárezcompartió una citael año pasado
    Debo añadir que la experiencia personal de la guerra (terror generalizado y huida durante cuatro años) había colmado mi capacidad de irritación contra lo real; y el desarraigo que sufría era tan verdadero, y también poco confesable —porque no se correspondía con la experiencia común—, que necesitaba una ocasión extraordinaria para manifestarse.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)