Sin piedad, Corín Tellado
Corín Tellado

Sin piedad

113 páginas impresas
Sin piedad:
“—Señor —susurró a media voz—. Esto…
Japp lanzó una breve mirada sobre “aquello”. Primero, vio un montón de trapos húmedos. Después, unos pies pequeños; luego, una cabeza rubia. Se diría que lo esperaba, mas no era así en realidad. Sus ojos apenas si se movieron dentro de las órbitas.
—¿De dónde lo has sacado? —preguntó indiferente.
—De las rocas. Estaba entre dos piedras enormes de cara a la arena. Es una mujer, señor.
Japp ya lo sabía. Aquel pelo y aquellos pies…
—¿Vive? —preguntó con la misma simplicidad.
—Le hice… la respiración artificial. Vive, señor.
—No necesitamos una mujer, Iván —gruñó—. ¿Por qué no la has dejado entre las rocas?”
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
4Lectores
0Estanterías
0Opiniones
1Cita

Opiniones

👍
👎
💧
🐼
💤
💩
💀
🙈
🔮
💡
🎯
💞
🌴
🚀
😄

¿Qué te pareció el libro?

Inicia sesión o regístrate
carolaestradas
carolaestradascompartió una citahace 4 años
Debe usted atenderle. Al principio —miró a un lado y a otro— yo hacía las cosas a mi manera. El no quiso. Me enseñó —se puso en pie y se acercó a la puerta—. Mire este látigo.
—¡Dios mío!
—Me daba con él —explicó Iván a lo simple—. Así y así… Una vez me dejó medio muerto. Creí que iba a oler, como mi padre. Pero me levanté y me lavé la cara. Desde entonces obedezco… Y le quiero.
—¿Quererle?
—Sí.
—¡Qué sabes tú de cariño, Iván!
—Quería a mi padre —dijo el gigantón—. Y también me pegaba.
—Iván… —exclamó de súbito—. Un día… tú y yo huiremos.
El criado puso expresión estúpida.
—¿Huir…? ¿De aquí…? ¿Dejando solo al amo? No…, no…
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)