Daisy Johnson

Bajo la superficie

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Edna Montescompartió una citahace 4 meses
    La memoria tiene por costumbre borrar, dejar solamente lo imprescindible.
    Sergiocompartió una citahace 4 meses
    Marcus se preguntó si era mejor así, que pasara como pasan los desastres naturales, sin que nadie pueda controlarlos. Iba a ocurrir de todas formas, pensó. Ésta es la razón por la que vine aquí. Ésta es la razón por la que estoy aquí.
    ricardo htrncompartió una citahace 5 meses
    Siempre había sido consciente de que el pasado no moría sólo por desearlo. El pasado nos hacía señas: crujidos y chasquidos por la noche, palabras mal escritas, la jerga de la publicidad, los cuerpos que nos atraían y los que no, los sonidos que nos recordaban a esto o a lo otro. El pasado no era un hilo que dejábamos suelto a la zaga, sino un ancla. Ése era el motivo por el que te había buscado durante todos esos años, Sarah: no para obtener respuestas, pésames; no para cargarte con la culpa o urdir tu caída, sino porque, hace mucho tiempo, fuiste mi madre y te marchaste
    Sergiocompartió una citahace 5 meses
    a veces me pregunto si tendrás razón, si todas nuestras decisiones presentes no serán vestigios de las que tomamos anteriormente. Fragmentos de bombas de nuestras acciones previas.
    Edna Montescompartió una citahace 6 meses
    He estado pensando en el rastro que dejan nuestros recuerdos, en si éste permanece inmutable o cambia a medida que los reescribimos.
    Edna Montescompartió una citahace 6 meses
    Los lugares en los que nacemos siempre regresan a nosotros. Se disfrazan de migrañas, de dolores de estómago, de insomnio.
    Edna Montescompartió una citahace 4 meses
    Estabas dentro de mí de un modo que se fue desvaneciendo con el paso de los años.
    Edna Montescompartió una citahace 4 meses
    El perdón no llegaba hasta que una persona estaba tan cansada que no le quedaba más remedio que otorgarlo.
    Sergiocompartió una citahace 4 meses
    La memoria tiene por costumbre borrar, dejar solamente lo imprescindible.
    Sergiocompartió una citahace 4 meses
    La habitación se inclinó, se ladeó, se contrajo hasta que sintió que la pared le rozaba la frente y los rincones húmedos lo penetraban.
    Sergiocompartió una citahace 4 meses
    El recuerdo se estaba difuminando y ya no estaba seguro de qué partes no recordaba bien y qué lagunas había rellenado mal.
    Sergiocompartió una citahace 4 meses
    Estuvieron salando hasta que él sintió los granos de sal bajo las uñas; hasta que se sintió como si lo estuvieran curando a él y le estuvieran curtiendo la piel para que el agua no pudiera traspasarla.
    Edna Montescompartió una citahace 4 meses
    ¿Cómo renuncia alguien a todo lo que conoce? Reemplazándolo por otra cosa.
    Sergiocompartió una citahace 4 meses
    Tú me habías hecho, y no había nada que yo quisiera más en el mundo que erradicarte, que extirparte de mis entrañas igual que hacía el Alzheimer con un trozo de cerebro del tamaño de una naranja.
    Sergiocompartió una citahace 5 meses
    El perdón no llegaba hasta que una persona estaba tan cansada que no le quedaba más remedio que otorgarlo.
    Sergiocompartió una citahace 5 meses
    Entre tus dedos apretados veo un par de frases relacionadas con la palabra en la que estaba trabajando antes de irme. «Hacer una abertura en un cuerpo o causarla hiriéndolo / ~ aguas una parturienta: sufrir la rotura de la bolsa que envuelve al feto.» Las rompes y, cuando vuelvo a acercarme, te las embutes en la boca, te las tragas, toses y escupes tiras de papel amarillo.
    ricardo htrncompartió una citahace 5 meses
    Tú siempre parecías llena de energía, incombustible, inmortal
    Edna Montescompartió una citahace 5 meses
    Contar tu historia parece más un ejercicio de minería que una simple crónica.
    Sergiocompartió una citahace 5 meses
    No podía soportar la idea de que se abriera paso a través de las bocas de otras personas, que estirara los dedos por entre la abrazadera de sus nudillos y que subiera culebreando por sus gargantas.
    Sergiocompartió una citahace 5 meses
    Había algo enfermizo en él, un moho que le recubría los pulmones y el estómago, que le llenaba las venas. Era algo del río. De eso no me cabía duda.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)