La muchacha de los ojos tristes, Mariana Romo-Carmona
Libros
Mariana Romo-Carmona

La muchacha de los ojos tristes

Leer
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Qué maravilloso es no tener ataduras!
Yo soy tan solitaria como la hierba.
Entonces, ¿qué es lo que echo en falta?

Sylvia Plath, 1932
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Hay noches en las que el silencio
corta
como un alambre
mientras yo escribo
una lista de cosas que no he hecho:
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Desde entonces, los bolsillos de mis delantales, los corpiños de mis enaguas, están llenos de papeluchos borroneados que se me van muriendo como migas de pan.
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
era como Bizancio,
y me follabas en la cocina
antes de cenar.
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Nuestro amor es como Bizancio
tuvo que haber sido
la última noche.

Henrik Nordbrandt, 1945
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Porque cada dos por tres
hay una lluvia negra
mezclada con sangre.

Ponga un perro en su vida.
José Lu
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
sin darme cuenta,
restriego el semen
que dejaste en mis pechos
por mi entrepierna.
Pienso cosas que no me atrevo
ni a escribir en un poema.
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Jugamos, follamos, morimos
todo en el mismo cuadrilátero.

Ana Pérez Cañamares, 1968
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Y todo esto pasa
en el cuadrilátero
de la cocina,
como si nada.
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Dices todo esto sin mirarme y sin tocarme
mientras yo echo de menos
a ese joven abogado que eras
y que estaba dispuesto a malcriarme.
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
Los amantes se piensan. Cada uno
piensa que piensa más en su pareja
que su pareja en él.

La vida en llamas.
Luis Alberto de Cuenca, 1950
Liz Montalbán
Liz Montalbáncompartió una citahace 2 meses
tengo
demasiadas cosas en la cabeza:
una pared blanca,
el sabor de tu cuerpo en la boca,
varias noches de ausencia
y un cielo negro
que se crea a sí mismo.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)