Rabindranath Tagore

Gitanjali

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Nicolas Palacioscompartió una citahace 2 años
    No más este navegar, de puerto en puerto, con mi barco viejo de naufragios. Ya se fueron los días en que era mi gozo ser juguete de las olas.
    Nicolas Palacioscompartió una citahace 2 años
    Si no hablas, llenaré mi corazón de tu silencio, y lo tendré conmigo
    Nicolas Palacioscompartió una citahace 2 años
    La Muerte, tu esclava, está a mi puerta. Ha cruzado el mar desconocido y llama, en tu nombre, a mi casa.

    Está oscura la noche y tiene miedo mi corazón. Pero yo cogeré mi lámpara, abriré mi puerta, y le daré, rendido, la bienvenida; porque es mensajera tuya la que está a mi puerta.

    La adoraré, llorando, con las manos juntas. La adoraré echando a sus pies el tesoro de mi corazón.

    Y ella se volverá, cumplido su mandato, dejando su sombra negra en mi mañana. Y en mi casa desolada quedaré yo, solo y mustio, como mi última ofrenda a ti.
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    Como la tormenta está buscando paz cuando golpea la paz con su poderío, así mi rebelión golpea contra tu amor y grita: ¡Te necesito a ti, sólo a ti!
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    Dame fuerza para que mi amor dé frutos útiles.
    Dame fuerza para no renegar nunca del pobre, ni doblar mi rodilla al poder del insolente.
    Dame fuerza para levantar mi pensamiento sobre la pequeñez cotidiana.
    Dame, en fin, fuerza para rendir mi fuerza, enamorado, a tu voluntad.
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    Los que me aman en este mundo, hacen todo cuanto pueden por retenerme; pero tú no eres así en tu amor, que es más grande que ninguno, y me tienes libre.
    Nunca se atreven a dejarme solo, no los olvide; pero pasan y pasan los días, y tú no te dejas ver.
    Y aunque no te llame en mis oraciones, aunque no te tenga en mi corazón, tu amor siempre espera a mi amor.
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    a veces me despierto y me desvivo en busca de mi fin; pero tú, cruel, te escondes de mí.
    Día tras día, a fuerza de rehusarme, de librarme de los peligros del deseo débil y vago, me estás haciendo digno de ser tuyo del todo.
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    Mis deseos son infinitos, lastimeros mis clamores; pero tú me salvas siempre con tu dura negativa. Y esta recta merced ha traspasado de parte a parte mi vida.
    Día tras día me haces digno de los dones grandes y sencillos que me diste sin yo pedírtelos, el cielo y la luz, mi cuerpo, mi vida y mi entendimiento; y me has salvado, día tras día, del escollo de los deseos violentos.
    A veces me retardo lánguido,
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    Te miro y me echo a llorar.
    Todo lo duro y agrio de mi vida se me derrite en no sé qué dulce melodía, y mi adoración tiende sus alas, alegre como un pájaro que va pasando la mar.
    Sé que tú complaces en mi canto, que sólo vengo a ti como cantor. Y con el fleco del ala inmensamente abierta de mi canto, toco tus pies, que nunca pude creer que alcanzaría.
    Y canto, y el canto me emborracha, y olvido quien soy, y te llamo amigo, a ti que eres mi señor.
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    Cuando tú me mandas que cante, mi corazón parece que va a romperse de orgullo.
    César Alejandrocompartió una citahace 3 años
    En las playas de todos los mundos, se reúnen los niños
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)