Ana Coello

Tú, nada más

Marcel; indiferencia.
Anel; fragilidad.
Sin saberlo, viven escondidos en sus propias sombras, en sus mundos sin luz, en la soledad. Pero, de pronto, algo cambiará y después de defender a esa chiquilla flacucha en aquel salón de la universidad, se encuentra atraído por su parsimonia, tentado por su inocencia, y es por eso que la arrastra a un juego en el que desear es la parte medular, en el que sin notarlo, todo se transformará.
¿Será sencillo continuar esa gélida realidad a pesar de que, como estrellas en la noche, iluminan su oscuridad?
¿El deseo que su sola cercanía despierta, no exigirá más? ¿La posesividad es parte de la necesidad? ¿Por qué a su lado todo parece mejorar?
510 páginas impresas
Publicación original
2017

Opiniones

    b0835005422compartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho
    🎯Justo en el blanco
    💞Romántico
    🚀Adictivo
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

    DIOS ana mil gracias me enamoro de tus personajes de tal forma 😍😍😍

    Lucía Gastañaduicompartió su opiniónel año pasado
    👎Olvídalo
    💤Aburrrriiiido

    No me gustó. El desenvolvimiento de los personajes, la narrativa larga y sin tantos diálogos... En lo personal, no es mi estilo favorito.
    Además, está redactado en tercera persona y siento que debió ser en primera, así se podría saber cuales eran los sentimientos más profundos de los personajes y mayor conexión con El lector.

    Angie Avendaño Porrascompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💞Romántico
    🐼Adorable
    💧Prepárate para llorar

    Simplemente hermoso, una historia de amor Real!

Citas

    Maria Luisa Farakcompartió una citahace 4 años
    En lo desconocido siempre estuvo el misterio, en el misterio la intriga de seguir, de vivir, de sentir y, en ello, un mecanismo de protección que se vio afectado, modificado y asombrosamente transformado por esas ganas de continuar, por esa insaciable necesidad de creer que la vida aún tiene algo más que dar que, para amar hay que perdonar, que el fin puede curar y regalar la posibilidad de avanzar y que las respuestas a esas grandes preguntas las posees tú, nada más.
    b4931211999compartió una citahace 7 días
    En lo desconocido siempre estuvo el misterio, en el misterio la intriga de seguir, de vivir, de sentir y, en ello, un mecanismo de protección que se vio afectado, modificado y asombrosamente transformado por esas ganas de continuar, por esa insaciable necesidad de creer que la vida aún tiene algo más que dar que, para amar hay que perdonar, que el fin puede curar y regalar la posibilidad de avanzar y que las respuestas a esas grandes preguntas las posees tú, nada más
    b8744257721compartió una citahace 7 días
    Jamás, nunca, volverás a tener queja de mí, este que ahora tienes frente a ti, es lo que solía ser y es quien quiero mostrarte, quien quiero regalarte. Pasaré cada día de mi vida felicitándome por no haber dejado que mi idiotez tuviera la consecuencia más grande de mi existencia: perderte. Así que te juro, Anel, te amaré, te apoyaré, te respetaré y te acompañaré el resto de mis días.

En las estanterías

    Nova Casa Editorial
    Nova Casa Editorial
    • 154
    • 29
    anagonzalezm
    Love
    • 125
    • 14
    b2292953642
    Barbra
    • 29
    • 2
    Karla Arroyo Orozco
    Por Leer
    • 160
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)