Maeva Ediciones

    Mizzy Cosscompartió una citael año pasado
    Porque a veces, cuando quieres a una persona, no siempre la entiendes.
    Aurora Sánchezcompartió una citahace 2 años
    No hay que devolver la vida a nuestros amores de infancia. Hay que dejarlos donde están: en la confortable oscuridad de los recuerdos. Allí donde las promesas esbozadas, las caricias imaginadas, olvidadas, la nostalgia de la piel, de los olores, allí donde los sueños perdidos se idealizan y escriben la más bella de las historias.
    Mónica Angelescompartió una citahace 2 años
    Esos pasos que todavía oigo salir de mi vida. Esas palabras las convertí en mías. Y a veces me gusta pensar que Rakel está en la periferia de esta historia, o en el fondo de aquello que fue el silencio de nuestra madre, contemplándonos, triste e indulgente
    (esc) rito de iniciacióncompartió una citael año pasado
    El éxito es un animal famélico y muy exigente. Tienes que estar siempre preparada, disponible y brillante. No se puede perder pie ni estar cansado.
    Debora Salamancacompartió una citahace 2 meses
    ANTES DE LA palabra perdida, hubo otra.
    olanose7103compartió una citahace 2 meses
    Era ordinario por fuera, pero por dentro estaba lleno de maravillas. Y algunas cosas no siempre eran lo que parecían.
    Guadalupe Minutti Pérezcompartió una citael mes pasado
    Regresé a la palabra e intenté comprenderla. Sin que su mano me guiara, tracé las letras una por una.
    Adal Cortezcompartió una citahace 2 años
    El destino hace sucumbir
    a muchas especies: sólo una
    se pone en peligro a sí misma.
    W. H. AUDEN
    Adal Cortezcompartió una citahace 2 años
    El dinero no sirve de sucedáneo de la ternura, y el poder no sirve de sucedáneo de la ternura. Te puedo asegurar, como que estoy aquí sentado muriéndome, que cuando más lo necesitas, ni el dinero ni el poder te darán el sentimiento que buscas, por mucho que tengas de las dos cosas.
    Adal Cortezcompartió una citahace 2 años
    Cada noche, cuando me duermo, me muero. Y a la mañana siguiente, cuando me despierto, renazco.
    MAHATMA GANDHI
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)