Gratis

Carta de Haroldo Conti a su hijo (Lee Mario Alarcón)

Escuchar en la aplicación
Haroldo Conti fue docente, periodista y un escritor brillante. Uno de los más notables de su generación, junto a otros como Rodolfo Walsh, Antonio Di Benedetto y Juan José Saer.

Su novela “Mascaró, el cazador americano” ganó el Premio Casa de las Américas en 1975.

Pero ésta no es la historia del escritor ni del militante, que fue secuestrado y desaparecido por la dictadura argentina.

Además de todo eso, Conti era papá. Esta carta está dirigida a su hijo Marcelo, al que llama Capitán. El escritor le cuenta de sus aventuras en el mar, le habla de educar el espíritu y le pide vivir en la luz y en la belleza. Lee el actor Mario Alarcón.

******

9 de mayo de 1973

Marcelo, Capitán:

Contale a la tía cómo es ese barquito y cuánto cuesta. Veré lo que puedo hacer. Ojalá pudiera regalarte la flota real británica. Espero que sea un barco razonable, que además de flotar como debe no me hunda a mí.

Los otros días tuve una aventura que te hubiera gustado y pensé mucho en vos. El mar bajó como nunca y quedó a la vista un viejo barco de fierro hundido allí, entre San Bernardo y la Lucila del Mar. No había casi nadie y yo había salido a dar un paseíto para despejar la cabeza.

Me arremangué los pantalones y me metí adentro y saqué unos pedazos. Entre ellos una costilla de fierro que traje varios kilómetros sobre los hombros y arranqué con mis propias manos. Estaba cubierta de incrustaciones marinas, mejillones, algas. Una verdadera reliquia. Quedé de cama, con la espalda reventada, pero contento. Parecía Jesucristo llevando aquel travesaño que olía a mar, chorreando agua por todos lados.

Ya lo verás, si es que entra en el coche. Junté infinidad de caracoles, maderas y piedras. Los otros días encontré un extraño pez rojo que había arrojado el agua. Todavía estaba vivo. Lo metí en un balde, lo reviví y luego fui hasta la Lucila, que tiene un muelle muy largo, y lo devolví al mar. Puede ser que algún día vuelva a encontrarlo, más grande y se acuerde de mí.

Me alegra mucho que trabajes en el colegio. Eso te hará bien. A vos y a todos los que te quieren. Trata, como tu hermana, de leer y ver buenas cosas que te ayuden en la vida, que formen tu voluntad y eduquen tu espíritu. Nosotros nacimos para las grandes cosas, sin despreciar a nadie. Para vivir en la luz, la verdad y la belleza.

Un beso grande.

Papá.
0:04:51
Editorial
Epistolar
Series
Epistolar

Opiniones

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)